20, Nov 2016

¿Qué pasa en Puebla? Muchas preguntas, pocas o nulas respuestas

EL AUTOR

Rocio García Olmedo

Puebla se ha convertido en una zona donde la inseguridad aumenta día con día. Homicidios, feminicidios, robos, linchamientos, extorsiones, secuestros, robo a ductos de Pemex, comandos armados, ejecuciones.

Los medios de comunicación, escritos, televisivos, por internet, todos, dan cuenta diaria de hechos delictivos y se están convirtiendo en “páginas rojas.” A pesar de ello, no alcanzan a dar constancia de todos los delitos que se cometen diariamente en nuestro estado.

Lo más grave es que no se percibe la acción de las instituciones que dicen “preservan la seguridad de los poblanos”. ¿Será que la única medida especial a esta gravísima problemática que presentan todos los municipios del estado de Puebla, por parte del gobernador como responsable del Poder Ejecutivo, sea contratar 150 policías? ¿Solo para Puebla? ¿Y el resto de nuestro estado?

Lo que sí se percibe es un vacío de las autoridades en el combate de la inseguridad. Lo que sí se percibe es que los poblanos y las poblanas no vemos intención de diseñar una política de Estado que ataque las causas estructurales de la violencia. Lo que sí percibimos es la nula voluntad política para resolverlo. Lo que sí percibimos es corrupción e impunidad. Y se está perdiendo un tiempo muy valioso. Día a día se sigue rompiendo el tejido social.

La sociedad poblana demandamos una política de Estado contra el crimen y la inseguridad, y una estrategia contra el delito.

Y podría argumentarse insuficiencia de recursos económicos, sin embargo, encontramos, que durante el periodo de 2012 al 2016, que corresponde al gobierno de Rafael Moreno Valle, ha recibido por parte del Gobierno Federal en el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) la cantidad de: mil 456 millones 854 mil 302 pesos (Fuente: Ley de Egresos del estado de Puebla de los años 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016).

También encontramos que se han asignado a la Secretaría de Seguridad Pública del presupuesto estatal: 7 mil 824 millones 419 mil 112 pesos entre 2012 a 2016. (Fuente: Ley de Egresos del estado de Puebla de los años 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016).

De manera que no han sido pocos los recursos económicos asignados, ¿En qué ha aplicado el gobierno actual estos 9 mil 281 millones 273 mil 414 pesos? Porque los poblanos y las poblanas no los vemos reflejados en nuestra seguridad. ¿A qué se debe entonces la crisis de inseguridad que vivimos los poblanos y las poblanas? No lo sabemos.

Aún más, nos dijeron que los arcos de seguridad fueron hechos como medidas de seguridad. ¿De qué ha servido disponer 549 millones 721 mil 886 pesos para su construcción en los municipios: Altepexi, Atlixco, Huejotzingo, Palmar de Bravo, Cuapiaxtla de Madero e Izúcar de Matamoros? ¿Qué ha sido detectado por estos arcos de seguridad? ¿Se han detenido a delincuentes, sustancias, drogas, hidrocarburos que cruzan por ellos? Tampoco lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que todos los días encontramos evidencias de que la seguridad en Puebla ha empeorado.

Lo que sí tenemos los poblanos y las poblanas son cada vez más preguntas: ¿Habrá algún diagnóstico sobre los delitos cada vez más violentos en Puebla? ¿Habrá registros sobre índices de homicidios, feminicidios, robos, linchamientos, extorsiones, secuestros, robo de hidrocarburos, comandos armados, ejecuciones? Si los hubiera -sin ser experta en esta materia-, ¿por qué no se diseña una política pública integral para enfrentar el combate a la inseguridad pública? ¿Por qué no se ha diseñado una política pública específica, con base en las propias particularidades que como estado tenemos, dirigida a la prevención y atención, que incida en las zonas donde se reportan los incrementos mayores de inseguridad? En suma ¿Por qué no hay políticas de seguridad que vayan más allá, para atender la crisis de inseguridad pública que vivimos?

Muchas preguntas, pocas o nulas respuestas.

Los ciudadanos y las ciudadanas no estamos satisfechos, nos sentimos inseguros, ahora, hasta en nuestro entorno más cercano, queremos resultados.

Urge que las autoridades en esta materia tengan interés para hacer esfuerzos integrales.

Urge la voluntad política para enfrentar la inseguridad y reconstruir el tejido social.

Tal vez una buena demostración de voluntad política, para quienes habitamos en el estado de Puebla sería que el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, ante la crisis de inseguridad, asuma el mando de la policía, lo que está previsto como una de sus facultades y obligaciones en la Fracción X del Artículo 79 de la Constitución Política poblana “en aquellos casos que este juzgue como de fuerza mayor o alteración grave del orden público” el momento que vivimos lo amerita.

A los poblanos y las poblanas nos urge que se nos regrese nuestra tranquilidad personal y familiar.

rociog@prodigy.net.mx

@rgolmedo

Palabra de Mujer Atlixco

rociogarciaolmedo.blogspot.com

Asimetrías
LOS MÁS LEÍDOS
2017-01-23