09, Ene 2017

La ley mordaza y sus víctimas silenciosas

EL AUTOR

Alfonso Ponce de León

A solo unos días del sexto informe de gobierno de Rafael Moreno Valle, la Fiscalía General del Estado (FGE), ha obstaculizado a quienes nos hacemos cargo de cubrir la información de policía por las constantes ejecuciones que se han registrado en diversos puntos del estado.

A través de su oficina de Comunicación Social, o de “enlace” como le llaman pomposamente, han ocultado informes de la inseguridad con la cual cierra esta administración, principalmente en las zonas norte, sur y oriente del estado, donde los secuestros, ejecuciones, enfrentamientos de mafias con el Ejército y los mismos cuerpos de seguridad han sido constantes y reflejan que el crimen organizado no solo está en territorio poblano, sino que además mantiene una guerra por las “plazas” donde el principal negocio dejó de ser el narcotráfico y pasó a ser el robo de hidrocarburos y sus consecuencias.

En estos últimos días se han registrado ejecuciones en la junta auxiliar de Venustiano Carranza, que pertenece a Xicotepec de Juárez, en Acatzingo, en Ciudad Serdán, donde han ocultado el secuestro y la ejecución de tres adolescentes, en Acatlán de Osorio, en Izúcar de Matamoros, Chietla y otros municipios.

Todo con el fin de hacer creer, no a los poblanos, a todo el país, que vivimos en un “estado seguro”.

Cuando la realidad es que están ocultando toda la información que tiene que ver con la seguridad pública.

Tres comerciantes del Estado de México ejecutados confirman la inseguridad.

El portal La Zafra Noticias publica la ejecución de tres comerciantes, oriundos Jijipilco, Estado de México, que llegaron a Izúcar de Matamoros para comprar semilla de cebolla y quienes fueron asaltados y ejecutados con un disparo de arma de fuego en la cabeza.

Entre las víctimas de este delito se encuentra un menor de 14 años de edad.

La información del portal detalla que las víctimas de este crimen fueron: Alejandro Villegas Becerril, quien tenía 34 años de edad; su hermano Javier, de 14 años, y el padre de ambos, Hilario Villegas Sánchez, de 60 años.

Los tres en cuestión fueron y hallados el pasado 22 de diciembre en el paraje conocido como “Tonanica”, del municipio de Tepexco, presentaban lesiones de golpes y de proyectiles de arma de fuego, los tres con el “tiro de gracia”.

Al momento de ser hallados no portaban identificación alguna, por lo cual la Agencia Estatal de Investigación, al realizar las primeras investigaciones, los llamaron desconocidos 25, 26 y 27, dando entrada a la Carpeta de Investigación 1387/2017/IZUCAR.

Días después del hallazgo de los tres cuerpos y antes de que fueran enviados a la fosa común, llegaron personas del Estado de México que señalaron que los tres eran sus familiares.

Habían salido de su domicilio desde la mañana del 21 de diciembre para acudir a la Central de Abasto, del Estado de México, porque eran comerciantes, y de ahí llegarían a Izúcar de Matamoros para comprar semilla de cebolla.

Salieron a bordo de una camioneta marca GMC, de color guinda, placas 704-YEM, del Distrito Federal, llevaban dinero, e incluso llegaron a Matamoros, pero ya no salieron.

La FGE ocultó esta información porque no le convenía a este gobierno que en el Estado de México trascendiera que tres comerciantes, entre estos un menor de edad, habían sido ejecutados en territorio poblano, nada más para robarles su camioneta y el dinero que llevaban.

No iban a poder “justificar” el triple crimen, diciendo que “se trataba de un ajuste de cuentas entre huachicoleros”, para que luego dijeran “es delito federal” y como siempre se hicieran los tontos.

Nos vemos cuando nos veamos.

Porque los muertos corren rápido
LOS MÁS LEÍDOS
2017-02-20