12, Mar 2017

La lucha por el poder

EL AUTOR

José Hanan

Pocas veces en el futbol mundial se ve una situación por la que atraviesa el futbol mexicano; una huelga de árbitros debido a que no están de acuerdo en la forma en que se manejan los castigos y las agresiones en la Comisión Disciplinaria.

Vamos por partes. De inicio, mientras en el futbol de nuestro país las instituciones no sean autónomas y dependan económicamente de la Femexfut, los problemas continuarán pues ni la Comisión Disciplinaria ni la misma Comisión de Arbitraje se manejan de manera independiente y eso genera que los equipos poderosos, los que ganan campeonatos y los más ricos se crean con la autoridad para manejar el futbol de acuerdo a sus intereses.

Es lógico pensar que con tanto dinero que se maneja en las contrataciones de los jugadores así como los sueldos que pagan los equipos, estos tratarán a toda costa de salvaguardar sus intereses por encima de lo que sea y lo que se interponga.

El tema no es tan complicado como parece, sin embargo, ahora nos encontramos en la lucha por el poder. Me explico. Los árbitros pretenden imponer su voluntad al negarse a pitar para obligar a la FMF a que los castigos se apliquen a raja tabla, sobre todo para proteger su integridad, porque de no ser así, al rato cualquiera podría golpear a un silbante en un terreno de juego sin tener mayores consecuencias y, por otro lado, los dueños del futbol mexicano no quieren ser rehenes de los silbantes para que a cada rato les estén haciendo paros como el que sucedió durante la jornada número diez.

Vale la pena comentar que los árbitros se la hicieron bien a los dueños del futbol pues esperaron hasta una hora antes de que diera inicio la jornada en Veracruz para anunciar su decisión de no pitar la jornada, dejando a todos los equipos y sus aficionados vestidos y alborotados.

En las próximas horas se estará dando la determinación definitiva con respecto a esta situación donde a mi parecer se estará llegando a un arreglo equitativo, en el que ambas partes salgan lo menos perjudicadas posible.

Seguramente en las próximas horas sabremos en qué fecha se va a jugar la suspendida fecha diez, pues sin duda algunas complicaciones se tendrán debido a que aún a media semana se estará disputando el torneo de Copa.

A mi parecer, estas son algunas medidas que se deberían de tomar para evitar tanto lesiones de jugadores (fracturas), como agresiones hacia los hombres de negro.

1) Jugador que fracture de manera intencional a un rival deberá ser suspendido durante el tiempo que el lesionado tarde en volver a jugar, y además dejará de percibir su sueldo correspondiente al mismo tiempo.

2) Jugador que agreda a un árbitro deberá sufrir el castigo correspondiente que marque el reglamento sin las bondades que hoy se dan, dependiendo del equipo al que pertenezca.

3) El árbitro que sea sorprendido burlándose, ofendiendo, denigrando o provocando a un jugador, deberá de la misma manera ser suspendido con penas semejantes a las que se les aplican a los jugadores.

Ese es mi punto de vista, veremos el de los dueños del balón en nuestro país.

El adiós del “Maño”

Triste fue el desenlace de esta fatídica jornada diez donde minutos antes de que iniciara el encuentro entre el Veracruz y el Puebla y ya estando en el reconocimiento de la cancha, Aníbal Ruiz sufrió un desmayo víctima de un infarto que minutos después terminó por costarle la vida a un hombre que dio todo por el futbol y que además era una estupenda persona; descanse en paz el buen “Maño”.

Atraco a los Lobos BUAP

Y ya que hablamos de justicia y de fair play y de demandas por parte de los involucrados en el futbol, bien valdría la pena que los arbitrajes se manejaran de manera imparcial y así se podrían evitar muchas injusticias y suspicacias.

Esto viene a colación del robo en despoblado del que fue objeto el equipo de los Lobos de la BUAP que, cuando se jugaba el minuto 91 con 28 segundos, ganaba en Cancún su partido frente a los Potros dos goles por uno cuando el árbitro, desesperado porque perdía uno de los equipos con tradición en nuestro futbol, determinó marcar un penal “chino”, argumentando una supuesta falta de Ricardinho, la cual después se demostró ni siquiera existió y lo peor que fue casi un metro fuera del área, es decir, ni era falta pues el jugador universitario puntea primero el balón y menos penalty, pues la jugada fue, como le comentaba, un metro fuera del área.

Tal situación queda más que demostrada en un video que se dio a conocer en redes sociales, donde el mismo se viralizó con más de trescientas mil vistas.

Me pregunto cómo se puede pedir equidad, justicia y respeto cuando muchas veces los árbitros son los principales culpables de calentar a los jugadores, cuerpos técnicos, directivos y aficiones con este tipo de marcaciones que terminan por dar al traste con el trabajo de los distintos equipos, como le sucedió el viernes a los Lobos de la BUAP, los cuales debemos decir que no es la primera vez que sufren de arbitrajes amañados y de mala fe.

Bien haría la universidad en presentar un recurso de inconformidad ante la federación para evitar que este tipo de situaciones se sigan presentando con tanta frecuencia en nuestro futbol.

A mi parecer no se trata tanto de quién gane y quién pierda, sino de que el que logre la victoria lo haga de manera justa y limpia, y créame que cuando la legalidad sea la que predomine en todos los partidos de nuestro futbol, los problemas desaparecerán como por arte de magia.

Nosotros como siempre veremos y diremos.

Hasta la próxima.

Twitter: @pepehanan

En línea deportiva
LOS MÁS LEÍDOS
2017-06-27