16, May 2017

Jesús Morales Tapia, el Mitterrand criollo

EL AUTOR

César Musalem Jop

1. Morales Tapia Jesús, estudiante de centros de educación superior, alcanzó licenciatura, maestría y doctorado. Sus madres culturales fueron la UAP y la UNAM, amén de otros centros generadores, reproductores y difusores de inteligencia, no de intelligentzia.

2. Su comportamiento como estudiante en la etapa cronológica que le tocó vivir fue como la de cientos de miles de normalistas, politécnicos y universitarios que en todos los estados de nuestra patria tomaron calles, mitinearon en plazas públicas, hicieron huelgas en sus instituciones, destrozaron famas de vacas sagradas del saber y crearon otras nuevas pegadas al realismo mexicano de esos aciagos días “cuando había poca sociedad, mucho gobierno, precaria existencia internacional”.

3. Amante del comunismo: “Socialismo más electricidad” (Lenin), entendía que los procesos revolucionarios en México, como el de 1910, estaban fuera de época, aunque aportaba ideas para aquellos que soñaban con “organizar 2, 3, mil, Vietnams”, o presentar frentes unidos al ya visualizado o generar “imperialismo como fase superior del capitalismo” (Lenin).

4. Un día, el tal Jesús en la Madre Logia 27 número 60, empieza a ilustrar a sus hermanos menores con los obligados rituales de la orden, sobre la trascendencia de ser independiente para asumir responsabilidades históricas muy pequeñas, que, sumadas por millones en cualquier sociedad humana, transformaron evolutivamente los estudios de una civilización: “Si cambias tú. Las cosas cambian” (Jesús Morales Tapia) y la otra correspondiente al análisis transaccional: “Si tú estás bien, yo estoy bien”.

5. De él y de nadie más en México aprendimos que millones de nacionales estamos contenidos en una taza de café. Al extraer una, dos o todo el contenido en cucharada tras cucharada, el líquido será igual de principio a fin, sea espeso, ligero, dulce, amargo, seco o fluido.

5.1. Ese es México. El existente, el que creamos diariamente. En la primera cucharada saca usted: sacerdotes o ministros, en la segunda educadores públicos o privados, en la tercera propietarios de algo, en la cuarta políticos sociales (casi inexistentes, pero los hay), en la que siga, políticos partidarios electorales, luego artistas, más después intelectuales orgánicos o independientes de ligazones $$$ —sí, los hay—, ¿luego entonces dónde están los nuevos salvadores de la mexicanidad?

6. Los salvadores de nuestra República ¡no existen! En la sociedad de la taza de café, decía Jesús, el venerable maestro logial, ¡hay que crear mejores contenidos!

7. Después de un par de años, o 3 o 4, de enseñanzas en talleres de discusión, polémica y quizás debates entre pares, se hizo el primer gesto de inteligencia masónica nacional, al demandar la Logia Emancipadores de Puebla 27 número 60, a la Gran Logia Valle de México un comportamiento de igualdad, pues los masones del mundo entero son hermanos en información, conducta, ansias de transformar a las sociedades para enriquecerlas.

8. Tal hazaña independentista fue dada a conocer en la España franquista, en Hispanoamérica y en el oriente de Francia, y aplaudida, toda vez que el federalismo triunfó sobre el centralismo.

8.1. Copio lo que escribe hace años a la muerte del ahora ignorado —por modesto— Rafael Olivares, periodista de las 3 sierras de Puebla: fría, templada y caliente.

“Rafael estaba con su estatura, en una cama de hospital mexicano donde la pequeñez lo obligaba a tener las piernas afuera. ¿Qué hay de nuevo César? Cuéntame algo. Y le narré que un viejo combatiente de la resistencia francesa contra los nazis, escritor, político, amante de vinos, comidas y mujeres, a la sazón del Primer Ministro francés de 83-84 años de edad estaba ya muriendo de cáncer. Invitó al filósofo judío galo más renombrado en todo occidente, al Eliseo, a charlar. El anciano filósofo estuvo con el agónico primer ministro 4 horas. Al salir, asediado por la prensa mundial le preguntaron:

¿De qué hablaron?, ¿de la muerte?

Contestó el creador e intérprete de ideas: ¿de la muerte?, ¡no señores! Con Mitterrand ¡hablamos de la vida que viene!

Jesús Morales Tapia es un Mitterrand criollo, de los que crearon esta poblanidad tan barroca, donde los escasos líderes sociales se comportan antes de la fundación del Museo Barroco: barrocamente.

Edmundo O´Gorman dice de la vida y de la muerte: “Algunos vivimos como perros y morimos como príncipes. Otros vivimos como príncipes y moriremos como perros”.

Se vive como perro encapsulado en los líos domésticos: esposa, hijos, suegros, parientes y morirá rodeado de ellos.

Se vive como príncipe: haciendo lo que los canes hacen de su vida: coger, comer, vagar, ladrar, volver a coger. Y morirá como perro sin amo, o sin compañero humano alguno: “solo”.

Don Jesús Morales Tapia nos contará (cuando se integre a la energía viviente para volver a la vida).

NUESTRA CASA

Recomendaciones a judeo-occidentales-cristianos-católicos-apostólicos-romanos, de S.S. Jorge Mario Bergoglio: Francisco I.

R.3. “Los indígenas de México aún esperan que se les reconozca efectivamente la riqueza de su contribución y la fecundidad de su presencia.

“Se ha hablado del presunto destino incumplido de la nación, del laberinto de la sociedad en la que el sucesor de San Pedro cita parafraseando Octavio Paz: el modo mexicano de habitar al mundo.

“Les ruego no caer en la paralización de dar viejas respuestas a nuevas demandas.

“Los invito a cansarse sin miedo en la tarea de evangelizar y profundizar la fe mediante una catequesis mistagógica que sepa atesorar la religiosidad popular”.

cesarmusalemjop@hotmail.com

 

Desde las Galias
LOS MÁS LEÍDOS
2017-10-23