14, Jun 2017

La pugna por el PRI municipal

EL AUTOR

Cirilo Ramos

En apenas dos días, la que parecía la inminente llegada de Javier Casique Zárate a la dirigencia del Comité Directivo Municipal (CDM) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Puebla se complicó al grado de que el operador de Enrique Doger puede caerse de esa posibilidad, para que en su lugar arribe el diputado federal suplente Ramón Fernández Solana o en su caso, el subdelegado de la Sedesol, José Rocha Ramírez.

Las fuerzas que dominan a los grupos en la capital y el estado metieron mano y reclamaron su aval o veto, según cada caso, en la decisión de quién sustituirá a José Chedraui Budib en la presidencia municipal del tricolor, en su salida adelantada.

El diputado local tenía hasta octubre para dejar el cargo, pero lo hará a finales de este mes.

Casique, quien cuenta con el aval del subsecretario de Sedatu, Juan Carlos Lastiri y de Enrique Doger, tendrá ahora que disputarse el cargo con el suplente y gallo de Víctor Giorgana, el joven Ramón Fernández, y también con el candidato que propone el delegado de Sedesol, Juan Manuel Vega Rayet.

La pelea por esa posición perfilará inequívocamente quién será el candidato del PRI a la alcaldía en 2018 y fortalecerá a quien aspire a ser el abanderado a la gubernatura en 2018.

De ahí que la pugna por quién se queda, sea tan importante.

Lo que sí queda claro es que la secretaria general de esa dirigencia será ocupada por la hija de la Senadora Banca Alcalá, la regidora Karina Romero Alcalá.

Así, Alcalá se ha convertido en buena medida en el fiel de la balanza, para con su inclinación definir a presidente del CDM, y la versión de que ella ya se había decidido por Casique puede cambiar.

La senadora tiene una buena relación con Fernández Solana, aunque sobre el diputado suplente de Giorgana en la curul federal pesa el estigma del marinismo, pues es todavía secretario particular del ex gobernador Mario Marín, labor que alterna con la dirigencia municipal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), que recién obtuvo hace unos tres meses.

La definición debe tomarse antes de que termine junio, pero el tema se calentará sin duda este próximo jueves, cuando el PRI municipal realice su asamblea, a pesar de que la renovación de la dirigencia no sea tema del orden del día, sino que se discutirán los lineamientos rumbo a la Asamblea Nacional.

Tras una curul

El tema de la capital, además de su renovación de dirigente, entraña muchas decisiones sobre las candidaturas que se postularán en 2018, para diputados locales, federales y regidores.

En este contexto, hay ya varios priistas jóvenes que han estado construyendo, incluso fuera del estado con su trabajo partidista, la posibilidad de aparecer en la boleta para una curul el próximo año.

Sin muchos aspavientos, el ceneopista Ricardo Espinoza Chavero se fue varios meses a operar a Coahuila, en donde el tricolor se alzó con una victoria muy sufrida, pero efectiva.

Ricardo Chavero, como es más conocido, fue nombrado delegado especial de su organización.

Ahora, luego de esa labor, es uno de los apuntados para aparecer en la boleta por algún distrito de la capital, en donde ha venido construyendo alianzas.

Al tiempo.

Sapiens 2.0
LOS MÁS LEÍDOS
2017-12-11