02, Ago 2017

Señor Juez: ¡Hay que darlas...!

EL AUTOR

José Alberto Vázquez Benítez

Señor Juez: ¡Hay que darlas!, cuando el público las pide de manera insistente, de forma visiblemente mayoritaria. Cuando la petición es insistente: ¡Hay que darlas! —las orejas—.

Estamos de acuerdo que cuando las orejas son pedidas así, tal como el público las solicitaba para el Matador Sergio Flores en la corrida de Feria de Santa Ana Chautempan, ante un buen toro de Tenexac, cárdeno como sus hermanos de los que cinco fueron aplaudidos de salida.

También estamos de acuerdo que otorgar la segunda es facultad de la autoridad, pero, sí tal como ocurrió la faena muleteril fue de mérito, la estocada en buen sitio y las características del reclamaban mando; presencia y entrega del torero ese premio, bien lo ameritan.

Y, tal cosa ocurrió, por lo que el otorgamiento de dos peludas fue justo y con el reconocimiento y cariño del público que ya ve en Sergio una auténtica realidad, con esa su actitud de salir a triunfar en todas, además de una técnica y dominio de las suertes cada vez más depurada y contundente. 

Va Puyazo, otro gran mérito de Sergio Flores es el haber cambiado el tercio con un leve puyazo, a penas al encuentro. En contra de lo hecho por sus alternantes que literalmente masacraron a los cárdenos de Tenexac en varas. 

A la edad de 83 años en su natal y querido Torreón falleció el lunes don Marcel Acosta Trejo, novillero en sus años mozos, torero toda la vida, apoderado y maestro de toreros, y en sus últimos años. Juez de Plaza en los costos de la comarca lagunera. 

En Puebla, convivió y dejó amigos por espuertas. Vivió aquí muchos momentos felices y otros no tanto, angustiosos algunos como cuando las serias cornadas a su poderdante Arturo Gilio en El Relicario en muchas, muchas tardes de gloria y de triunfo de su paisano.

En su juventud novillero fue sin llegar a la alternativa y luego pasó a apoderado y maestro de Toreros. Su ondulada melena y bien cortada barba, que pronto se volvió cardena, la profundidad de su mirada, le hicieron ganarse el conocido sobre nombre de “Hermano Lobo” su bonhomía le hizo bien ganarse el apodo. 

De seguro ya descansa en paz, a quien siempre al verle llegar le decíamos: “No te acerques mucho, hermano lobo…o te arreo un chingadazo”, seguramente el señor le dijo a las puertas del cielo: “Pásale hermano lobo…está es tu casa”. Q.E.P. de D.D. 

Último Puyazo

Agosto primero, Día del Novillero, un abrazote a los que de verdad lo son, a los que de verdad lo fueron. A aquellos que siguen viviendo del cuento, de sus mentiras, ¡A esos noooo!

FOTO 1.- Exceso de precauciones muy “de lejitos”, así se cuidó Silis de las embestidas de los “tenexacos”.

FOTO 2. – Toreo a la defensiva, ante un toro de casa ganadera que hace abusar de la suerte de varas; el excesivo sangrado es evidente. 

FOTO 3. – Toreo de rectitud y mucho dominio de Fermín Rivera en su segundo,  que en ves de cuarto hizo segundo, por error de los torileros en la “suelta”. 

FOTO 4 .- Sergio Flores, torero que sale “a por todas” y que bien hilvana sus triunfos. 

FOTO 5. - Marcelo Acosta, el querido “Hermano Lobo”, torero, apoderado, maestro y juez de plaza. De joven, novillero y en el otoño de su vida Juez de Plaza. 

FOTO 6. Todos tenemos algún amigo que presume de ser novillero… Algunos lo fueron de verdad. 

Puyazos con la punta de la pluma
LOS MÁS LEÍDOS
2017-10-20