08, Nov 2017

La vecindad que es caja chica de detenciones

EL AUTOR

Alfonso Ponce de León

Usted debe recordar las muchas y muchas informaciones que se han dado en diversos medios de comunicación de la vecindad conocida como “La Mafia”, que se ubica en la 9 Oriente 821, en el Barrio de Analco.

Ya tiene al menos tres administraciones de gobierno y 6 del municipio, que en esta vecindad por lo menos dos familias se ganan la vida extorsionando, atracando, además del negocio que más les reditúa, que es la venta de cocaína y de heroína, además de marihuana y otras sustancias.

Incluso, en esta misma vecindad opera u operaba un picadero, donde los viciosos podían inyectarse heroína y permanecer el tiempo que quisieran o les alcanzara para comprar el alcaloide.

Todos, todos saben quiénes son los de la “Mafia de la Vecindad”, saben con exactitud dónde se encuentra y sirve para viciosos y para policías.

Es aquí donde policías, desde jefes hasta agentes o rasos, pasan por su embarrada de dinero y se siguen sin ver o saber nada.

Pero también sirve para bálsamo para justificar la chamba.

Y se lo comento porque cuando la administración de quien fue el secretario de Seguridad Pública del Estado, Jesús Rodríguez Almeida‎, comenzó a ser criticada por su nula atención contra la delincuencia, decidió echar mano de los chavos de la vecindad.

Y realizaron operativos donde cayeron dos o tres mandos de este grupo delictivo, además de que los cuartos fueron cateados y aseguraron considerables cantidades droga.

Pero la “Mafia de la Vecindad” siguió operando.

Luego la Fiscalía General del Estado (FGE), dejó de recibir dinero, por ese momento y le pegaron a la vecindad.

De nuevo hubo detenidos, decomiso y muchas ‎notas.

Pero la vecindad siguió ‎operando.

No tiene mucho que la SSPTM detuvo a José Arturo “El Tallis”, uno de los líderes de la vecindad.

Se dijo que este sujeto había asaltado de menos 17 negocios, además de que vendía drogas.

En la “vecindad”, por supuesto.

“El Tallis” fue ligado al crimen organizado, se dijo que él y su banda vendían droga, además de que perpetraban asaltos a mano armada.

Además de que pedían a choferes del transporte que pasan por el Boulevard 5 de Mayo, 10 pesos por unidad, para no asaltarlos.

Pero la vecindad siguió operando.

El miércoles por la tarde, la Delegación Puebla de la Procuraduría General de la República (PGR), le cayó a la vecindad.

Seguramente porque no han hecho nada de trabajo.

Y detuvieron al menos a 10 sujetos, les confiscaron drogas y dinero.

Y de inmediato soltaron el rumor de su detención.

Nadie de estas corporaciones de policía dijo que a este grupo de delincuentes les venden protección y sólo los agarran para justificar la chamba.

Y la “Vecindad de la Mafia” sigue operando.

Nos vemos cuando nos veamos.

 

Porque los muertos corren rápido
LOS MÁS LEÍDOS
2017-11-24