11, Dic 2017

… lo que siembras, cosechas…

EL AUTOR

Oscar De Juambelz

Buenos días, lector querido. No sé qué pasó este fin de semana en Cholula. Ojalá no hayas vivido el viacrucis que nos “chutamos” los sufridos maceguales  pobladores de esa sucursal del manicomio que han armado nuestros “hábiles” alcaldes de San Andrés y San Pedro Cholula. 

Si tienes la desgracia de ser poblador de cualquiera de estos martirizados municipios sabrás a qué me refiero. Los dos son verdaderos “pueblos sin ley”, en donde cada quien hace lo que quiere y como quiere. Aunque quizá me equivoque, porque para que existan lugares así es porque alguien lo permite, lo cobija  y no creo que esto se deba a un acto de bondad plena o de un rasgo de humanidad o de criterio limpio.

Sea lo que sea y quien sea el responsable de tan atroz crimen le deseo desde el fondo de mi corazón que haga un mejor uso de su mente;  es decir, que piensen, que el poder y el oro lo único que traen consigo es el odio, el rechazo y las maldiciones de la gente a las que aplastan, sin contar que se llevan entre las pezuñas a sus descendientes que sin deberla ni temerla podrán terminar siendo poderosos, pero no amados ni respetados por nadie, al contrario.

Más de 1 hora, prácticamente parados en la 5 de Mayo, otra en el “Camino Real”, camiones  vendiendo cerveza casi a mitad de la calle, puestos de tacos sobre las banquetas, autos en doble sentido, etcétera, etcétera… Al principio del Camino Real con Zavaleta están componiendo la calle, sólo sirve un sentido, pero como no había un solo policía de tránsito, el caos fue terrible porque la gente se empeñó en hacer de dos sentidos un solo sentido libre, se imaginan el interminable tiempo que pasamos en ese nudo gordiano los infelices que estuvimos ahí. 

Que no hay servicio de la policía de tránsito los fines de semana. Nos dejaron en un embrollo de cualquier tamaño porque no había ni siquiera las señales adecuadas. ¿“Pueblo Mágico”? Lo mágico sería que los señores alcaldes de Cholula, aprendieran a respetar al pueblo, a la gente que es de la que viven. Ya si no lo hacen por respeto al pueblo que los ¿eligió? , háganlo por respeto a sí mismos, a sus descendientes, a sus ¿amigos? y vecinos, ya que de seguro, sus conciencias les importan un verdadero camote. 

Como dicen en mi pueblo “lo que siembras, cosechas” y, al paso que vamos yo creo que ni van a alcanzar a cosechar.  

Por Favor
LOS MÁS LEÍDOS
2018-01-23