22, Mar 2018

¿Sirven de algo las famosas vacadas?

EL AUTOR

José Alberto Vázquez Benítez

Pero a decir verdad y con todo agradecimiento, el mérito a que este golpeateclas siga con vida se debe al primer espada de las cirugías, al doctor Gustavo Theurel Vincent, así como a su cuadrilla quirúrgica.

Por supuesto también mi agradecimiento y reconocimiento a la cuadrilla de Medicina Interna y a la de Cuidados intensivos, del Hospital General Dr. Eduardo Vázquez Navarro gracias mil.

Con el corte de dos peludas al “piedrenegrino” de nombre “Mandolino” herrado con el numero 521 y con casi media tonelada, 498 kilos de peso, por parte de José Luis Angelino fue que se levantó como triunfador, dando la vuelta al ruedo junto con los ganaderos Marco Antonio y Patricio González de la ganadería madre Piedras Negras.

En una corrida de aniversario de la fundación de Teziutlán, en que sí la entrada no llegó al llenazo que era de esperar fue por la mediocridad del cartel, con un “Conde” que ya está que se va y que se va y ya debía haberse ido; silencio en su primero y división de opiniones en el segundo; un Israel Téllez —silenciado en sus dos toros—, con 20 años de espada sin haber logrado nunca destacar u ocupar un sitio relevante en la fiesta. En fin.

Mientras en la misma Plaza México y en otras donde existen escuelas taurinas se siguen dando las llamadas “vacadas” Aunque les hayan cambiado nombre y les llamen ahora: encuentros o concursos de “Soñadores de gloria” enfrentando a los chavales a escuálidas y muy estragadas becerros,  más que vacas. Y, luego nos cuestionamos porqué ¿Es que en España no pueden destacar nuestras promesas?

Va un simple ejemplo en fotografía de la leña y trapío que echan en la península en una simple capea de pueblo. ¿Será esa la razón de la diferencia? Aquí queda el comentario. 

Y, en Puyazos de la semana anterior, intencionalmente pusimos en línea el indulto logrado en Guadalajara por Pablo Hermoso de Mendoza con un toro, muy bueno, eso sí de don Fernando de la Mora, se trataba de poner el dedo en el asunto de que en lidia de rejones NO hay indulto.

Con toda claridad y seriedad, pusieron y en respuesta hasta links y abundantes comentarios en los que señalan que fue el caballero navarro quien presionó hasta obligar al Juez a autorizar el indulto. Entonces queda bien claro que la cosa, el tal indulto no era así, aunque el toro “Tapatío” haya sido excepcional.

 

Con dos peludas en mano y acompañado de los ganaderos Marco Antonio y Patrio González dio vuelta al ruedo José Luis Angelino.

 

Escuálidas,  estragadas y pequeñas vacas les hechas de prueba y selección a los chavales aspirantes.

Una muestra de la verdad en pitones y trapío, un tío lo que suelen echar en capeas en España

Así acudieron, prestos,  con bravura los “Piedras Negras” a los convites con los caballos.

  • Síguenos en Feedly
Puyazos con la punta de la pluma
LOS MÁS LEÍDOS
2018-12-16