23, Ago 2018

El acontecimiento taurino del año

EL AUTOR

José Alberto Vázquez Benítez

Ha sido en Cuenca, en su plaza de toros y su feria de este año 2018, donde Jesús Janeiro, el llamado Jesulín de Ubrique ha vuelto a vestir de luces, trayendo consigo un enorme bagaje de recuerdos, incluidos incontables de sus andanzas con la prensa rosa, donde ha sido todo un verdadero personaje paradigmatico.

Del baúl de los recuerdos y tesoros de su vida a sacado Jesulín un terno de color azul rey con bordados en oro, cabos y remates albos para vestirlo en la corrida en que ha alternado con Juan José Padilla y Miguel Abellán, quien entró al cartel a sustituir a Cayetano Rivera, quien por lesión no pudo participar en tan distinguido evento. Mismo que mucho nos llama la atención, pues de manera muy discreta, casi silenciosa fue cubierto por la prensa taurina “especializada” y sin embargo, la prensa del entretenimiento, la que titulan de “mundo” y sobre todo las prensas “del corazón” y la muy difundida, buscada y gustada “prensa rosa” han dedicado ediciones especiales, buen número de páginas a cubrir este importante hecho. Y en la TV europea, buen tiempo de noticieros, reportajes y entrevistas con este tema.

Y más si tomamos en cuenta que el “de Ubrique” tiene en su historial taurino; haber ocupado el primer sitio en el escalafón de toreros los años de 1994, 95, y 96, además de que en 1994 toreó un total de 153 corridas con el corte de 339 orejas y en el año de 1995 rompió su propio récord de corridas toreadas en una temporada con 161 corridas y el modesto corte de 279 orejas.

Estas cifras le convirtieron en un  torero de gran popularidad, e inmensamente rico. 

En complemento de la noticia Jesulín habla de que ha invitado para su próxima corrida, dentro de 2 años a su padrino y testigo de alternativa Juan Antonio Ruiz “Espartaco” Francisco Rivera Ordoñez, celebrando el XXX Aniversario de su toro-doctorado.

La Divina Providencia de manera realmente providencial ha hecho acto de presencia en la Plaza “El Pinal” en la tercera, y cierre de feria en Teziutlán; ante su segundo de la tarde José Luis Angelino, ha resbalado en el encuentro al poner banderillas debido a que el piso del ruedo tenía la misma consistencia que las cercanas playas de Tecoluta y Casitas; ante este arenero infame el rejoneador Luis Pimentel ha saltado las tablas, realizando un muy oportuno quite, pero resbalando  de  la misma  peligrosa forma.

Afortunadamente sin consecuencias, ante el eminente peligro del cárdeno de “D’ Haro” que luego metió estupendamente la cabeza para terminar desorejado por el de Apizaco.

Hablando en términos y ante médicos; siempre hemos dicho que sí el médico realmente a conciencia conociera y se diera cuenta de lo que puede hacer, el daño que puede producir en cornadas un toro de lidia. No se encontraría ningún médico que quisiera serlo, como responsable del Servicio Médico de una Plaza de Toros.

El mismo concepto aplica y debe ser tomado muy seriamente en cuenta por las Autoridades, Coordinaciones, quienes y a quienes se les concesionan las Plazas por la grave responsabilidad que implica el estado en que se encuentren las instalaciones y sobre todo el albero del redondel. De lo ocurrido en Teziutlán fue un verdadero milagro que no pasara a mayores

FOTOS:

FOTO 1.- Del baúl de los recuerdos y memorias Jesulín de Ubrique ha seleccionado el terno de luces que vestir para reaparecer.

FOTO 2. – Lances de recibo del de Ubrique a su primer toro que desorejó.

FOTO 3.- La Divina Providencia ha hecho acto de presencia en la plaza “El Pinal” de Teziutlán. 

FOTO 4.- Qué manera tan franca del embestir del cárdeno, al que le tumbó las orejas José Luis Angelino.

  • Síguenos en Feedly
Puyazos con la punta de la pluma
LOS MÁS LEÍDOS
2018-11-18