14, Sep 2018

Diputados azules se llevaron hasta la polilla

EL AUTOR

Enrique Núñez

Hay inquilinos que no se van a extrañar, entre ellos quienes ocuparon el tercer nivel del edificio del Congreso del Estado, ya que antes de salirse recogieron todo —no dejaron ni la polilla— para complicarles la vida a quienes ocuparán ese espacio a partir de mañana.

Las oficinas de la bancada de Acción Nacional eran de auténtico privilegio; las más cómodas, con amplia recepción y puertas corredizas para mayor privacidad de sus diputados. Cuentan quienes tuvieron la oportunidad de entrar a cada una de las oficinas, que tenían escritorios de línea, cómodos sillones ejecutivos y libreros de lujo, entre otros detalles. Sin embargo, después del 1 de julio comenzaron a desvalijarlas sin pudor alguno.

Pensando mal, todo indica que se trató de una acción premeditada al saber que sus compañeros de partido posiblemente no estén en ese sitio. No es ningún secreto que entre quienes ocupaban las oficinas VIP estaban Pablo Rodríguez Regordosa y Franco Rodríguez.

De acuerdo a un recorrido que hizo Intolerancia Diario en el penúltimo día de la legislatura, se pudo apreciar cómo fue desmontada parte de la estructura que tenían en las oficinas. En una semana pasó la rapiña y el área destinada para la recepción se encuentra sin escritorios. Hasta los focos se llevaron. Vaya, hasta el letrero que tenía el escudo de Acción Nacional y que decía LIX Legislatura fue desmontado y entregado a algún diputado que se lo quería llevar de recuerdo, tal y como lo confesó un trabajador de intendencia del Congreso.

Otro dato que proporcionaron fue que los muebles de la oficina de la panista, Carolina Beauregard, los adquirió de manera personal Patricia Leal Islas, y por esa razón mandó la mudanza hace quince días para llevárselos.

Quienes enfrentarán las consecuencias del saqueo mobiliario, de las oficinas legislativas, son las secretarias de base del Congreso asignadas para la atención a los diputados. Ellas fueron concentradas en una sola oficina de los legisladores y actualmente sólo tienen un escritorio que comparten entre todas.

De rostros nuevos y reciclados

Y del pasado gris y servil de la LIX Legislatura nos iremos al “nuevo” grupo de representantes. Mañana sábado, 41 diputados, 26 que ganaron su espacio a través del voto de los poblanos y 15 más que llegaron por las pluris, rendirán (que no tomarán) protesta en el Congreso del Estado.

Entre los integrantes de la legislatura LX, donde Morena tendrá mayoría, habrá rostros camaleónicos y repetidos como el de Héctor Alonso Granados que hoy llegó arropado por la ola lopezobradorista, aunque hace apenas unos 5 años era representante de Nueva Alianza y antes fue representante del PRI.  

Hugo Alejo Domínguez, es otro de los diputados que repetirán su estancia en el Poder Ejecutivo, al igual que el hoy morenista, José Juan Espinosa Torres, antes representante de Movimiento Ciudadano.

De estos tres personajes, poco o bueno podemos citar de sus pasos anteriores por el edificio de la 5 Poniente. Por suerte, el nuevo parlamento también contará con rostros que se encuentran “frescos”, que carecen de mañas en el Poder Legislativo y de quienes esperamos que la inexperiencia no sea una complicación.

En este renglón podemos citar al morenista, Gabriel Biestro Medinilla y a la diputada más joven de la bancada, Vianey García Romero.

Esperemos que sean ellos, quienes presidan algunas de las comisiones y comités más importantes en el Congreso del Estado, porque ya vimos que tener como responsables de los órganos internos de Presupuesto y Crédito Público, Inspectora, Gobernación y Puntos Constitucionales o Hacienda y Patrimonio Municipal; viejos lobos de mar, no ha sido nada bueno para los poblanos.

  • Síguenos en Feedly
Contracara
LOS MÁS LEÍDOS
2018-09-19