Viven con pasión, la
crucifixión en la Romero
Vargas

Samuel Vera
30, Mar 2013 a las 00:06

Foto: Francisco Guasco

  • Síguenos en Feedly

Viven con pasión, la crucifixión en la Romero Vargas

Samuel Vera 30, Mar 2013 a las 00:06

Divide el Vía Crucis en dos a la comunidad


Aunque la tradición del Vía Crucis tiene poco más de medio siglo en la junta auxiliar Ignacio Romero Vargas, hoy en día se celebran dos eventos similares en la misma demarcación territorial y los habitantes del lugar exigen que las autoridades auxiliares intervengan para que se retome una sola tradición y que los vecinos no se dividan en cada temporada de Semana Santa.

Ante eso, la mayoría de los ciudadanos de Pueblo Nuevo pidieron que las autoridades católicas del lugar y de la Arquidiócesis de Puebla tomen cartas en el asunto y permitan que los vecinos se unan de nueva cuenta, “porque estamos hablando de una de las tradiciones católicas de mayor arraigo y de un momento fundamental para el cristianismo, que es la reconciliación con Dios”, dijo la señora María Esther, quien aseguró que están dadas las condiciones para tener un solo Vía Crucis.

El heredero de la tradición

Cabe mencionar que desde hace 3 años quien protagoniza el Vía Crucis de la junta auxiliar Romero Vargas, en el papel de Jesucristo, es Heriberto Morales López, quien “heredó” el papel de su tío Jorge Morales Flores, quien interpretó a Jesucristo durante 50 años ininterrumpidos.

La historia, reveló Morales López para Intolerancia Diario, está basada en la obra El Eterno Redentor, donde poco más de 400 actores participan en la recreación de los últimos días de Jesucristo, “el evento se lleva a cabo en los campos de la Cohetería y se recuerda la vida, la pasión y muerte de Jesucristo”.

Ante eso, Heriberto Morales López reveló que desde el pasado jueves quedó listo el escenario para llevar a cabo el Vía Crucis, para lo cual se terminaron los trabajos para crear el río y el pozo, por lo que la edición 53 del Vía Crucis se desarrolló en total tranquilidad y de acuerdo con lo programado por los integrantes del comité organizador.

A decir de Heriberto Morales López, quien por tercer año consecutivo interpreta el papel de Jesucristo, la preparación física y actoral de los poco más de 400 participantes del Vía Crucis se lleva a cabo con dos meses de anticipación, “la representación inició el jueves pasado a partir de las siete de la noche y ayer viernes, desde las 10 de la mañana se presentó al nazareno, para después desarrollar el momento de la crucifixión”.

Morales López reveló que para la escenificación del viacrucis, participaron actores de 5 a 70 años de edad, “el grupo lleva 53 años escenificando la obra El Eterno Redentor del doctor Jorge Morales y para la edición de 2013 comenzamos a enseñar desde el segundo domingo del mes de enero, con ensayos normales de tres a seis de la tarde, donde se siguieron las instrucciones de los directores y se repasaron las escenas y los montajes necesarios”.

Es bueno que se suspenda la venta de cerveza

El párroco de la iglesia de Pueblo Nuevo, Guillermo López, afirmó que es bueno que se haya tomado la decisión de no vender cerveza durante el Vía Crucis de este año, “eso es bueno, porque se trata de un acto cultural en el que se representa la pasión de Cristo, que no tiene nada que ver con el consumo de alcohol”.

El párroco de la comunidad dijo que para todos los habitantes de la junta auxiliar y para los visitantes, el Vía Crucis de Pueblo Nuevo de ninguna manera tiene que presentarse como una muestra de vicios, porque cuando lo hacen después vienen muchos problemas en la sociedad, por lo tanto la Iglesia se manifiesta en contra de las festividades que consideran la venta de bebidas embriagantes en las calles.

Y aunque el párroco Guillermo López aseguró que llegó a la junta auxiliar Ignacio Romero Vargas en el mes de junio del año pasado, por lo que es la primera ocasión que encabeza el Vía Crucis, dijo que atiende el recorrido de los ciudadanos, “la mayoría de las personas que participan en los actos del catolicismo son personas de la junta auxiliar, pero además hay mucha gente que llega de afuera, pero eso es aparte”.

Ante eso, el sacerdote afirmó que es una tradición arraigada en la comunidad de Pueblo Nuevo, “son 53 años consecutivos en que el señor Morales realiza la representación, el Vía Crucis que cada año se hace en la parroquia, es el evento que se lleva a cabo entre toda la comunidad católica, en el que acompañamos a Jesús, pero también llevamos la imagen del padre Jesús de las Tres Caídas y la imagen del Señor de las Maravillas, que se encuentran con la madre santísima, la Virgen María, en la cuarta estación”.

El párroco de la junta auxiliar reveló que recorren casi todo el pueblo con las imágenes, como una prueba de devoción a Dios, pero también como muestra de la fe de los habitantes, “que creen en nuestro señor Jesucristo y que buscan permanentemente la reconciliación con el padre”.


Sin cerveza no hay celebración

Y aunque para la edición 2013 del Vía Crucis, camino del Calvario, que se celebra cada año en la junta auxiliar Ignacio Romero Vargas, las autoridades municipales revelaron que entregaron poco más de 100 permisos para el mismo número de comerciantes informales en la zona dedicados a comercializar alimentos y bebidas, los organizadores del evento acordaron que estaba prohibida la venta de cervezas, sin embargo los presentes bromearon y afirmaron que sin una cerveza no hay celebración.

Cabe mencionar que durante el Vía Crucis los vendedores informales se instalaron en las calles Anáhuac y Flores Magón, para lo cual solamente recibieron permisos para comercializar su productos desde el pasado jueves y hasta el cierre del evento, el viernes 29 de marzo, “nos dieron solamente 24 horas de ventas, pero con eso tuvimos que solventar nuestras necesidades, fue realmente un tiempo corto”, afirmó don Manuel, encargado de un negocio de pan en El Calvario.

Antes del mediodía del pasado viernes, los representantes de la dirección de Gobernación municipal se presentaron ante los puestos de alimentos, bebidas y otros artículos para cobrar las cuotas por los espacios rentados para el Vía Crucis, cuyos pagos fueron de diferentes cantidades, desde los 150 pesos para puestos pequeños de comida hasta de 900 pesos para otros negocios que ocuparon de 5 a 10 metros cuadrados en las calles mencionadas.

Sin embargo, los habitantes de la junta auxiliar aprovecharon para hacer negocios desde sus hogares, donde rentaron baños para los visitantes, terrenos de casas como estacionamientos y algunos más se aventuraron a vender cerveza, que fue muy recurrida por la alta temperatura presentada el pasado viernes, día de la escenificación.


El Vía Crucis

Poco después de las 11 horas del pasado viernes 29 de marzo, el ambiente en la junta auxiliar Romero Vargas se llenó de esperanza, de fe, de colorido y de fervor católico, donde los vecinos del lugar y los visitantes participaron como espectadores algunos y como actores otros, de la edición 2013 del Vía Crucis, camino del Calvario. El evento transcurrió con la mirada vigilante de la Policía Municipal, que garantizó un evento tranquilo, de mucha devoción y de fe, entre los ciudadanos que participaron en el acto católico.

Sin embargo, el calor hizo presa de muchos visitantes del campo de la Cohetería, pero lograron superar la prueba y no se presentaron mayores problemas entre los visitantes de la comunidad, que después de poco más de medio siglo se afianza como una tradición a la que cada vez más visitantes acuden para reiterar su fe católica y su admiración por el caminar de Jesucristo.

El libreto se cumplió a cabalidad, los pasajes bíblicos fueron escenificados con soltura, Heriberto Morales López estaba consciente de la responsabilidad de interpretar a Jesucristo y lo hizo como acostumbró su tío Jorge desde hace poco más de medio siglo. El personaje tiene 36 años, tres años más de Cristo al momento de su crucifixión, pero logró realizar el papel con gran ahínco, para cumplir con la tradición familiar iniciada hace 53 años por su tío.

La historia para la familia Morales se contará una vez más para el próximo año, por lo pronto en la mente de los visitantes quedó el gran esfuerzo de Heriberto, heredero de una tradición que el mundo católico hace recordar a los seres humanos: que Jesucristo murió por salvar a los habitantes del mundo.
NOTAS RELACIONADAS
LEA TAMBIÉN
LOS MÁS LEÍDOS

2018-11-12