NintendoSwitch: el salvavidas que
podría rescatar a la
compañia

Redacción Intolerancia
10, Ene 2017 a las 14:06

Foto: Internet

NintendoSwitch: el salvavidas que podría rescatar a la compañia

Redacción Intolerancia Fuente: Clarín
10, Ene 2017 a las 14:06

Se trata de la primera consola híbrida masiva, que mezcla una versión hogareña con portátil. Cuáles serán sus principales juegos, qué desafíos enfrenta y qué dicen los expertos. Se presenta el jueves en Tokio y el viernes en Estados Unidos.


Nintendo tendrá una gran semana. En un mercado que le ha negado protagonismo durante los últimos años, presentará lo que podría llegar a ser una revolución en el mundo de los videojuegos. Switch, un híbrido entre consola hogareña y portátil que, desde que fue anunciada, despertó tantas expectativas como dudas.

La propuesta de jugar en casa y llevarla a cualquier lado suena atractiva, pero esto plantea algunos desafíos tecnológicos que podrían ponerla contra las cuerdas. O que podrían sacar a relucir, una vez más, una capacidad histórica de la compañía: la de innovar y marcarle el sendero a la competencia.

Una de las dudas más grandes tiene que ver con los juegos. Sucede que el antecedente de consola hogareña para Nintendo es la desafortunada Wii U. La consola, lanzada en 2012, fue un fracaso en ventas (13 millones, cuando el promedo de ventas de las Nintendo va de los 40 a los 100 millones). A pesar de que tuvo grandes juegos de franquicias propias (Mario Bros, The Legend of Zelda, Star Fox, Mario Kart), las desarrolladoras externas (llamadas “third parties”) no adaptaban sus juegos a Wii U. De hecho, populares juegos deportivos en Argentina como FIFA y PES nunca tuvieron sus últimas versiones en la consola.

Pero los vientos podrían cambiar con la Switch: reconocidas empresas como Ubisoft, Warner, Square Enix, Konami, Activison, Sega, EA y Capcom anunciaron que apoyarán a la consola. Y habrá muchos juegos en Unreal Engine 4 (herramienta de desarrollo en la que operan exitosas franquicias).

Sin embargo, hay una cuestión más de fondo, que tiene que ver con el público. ¿A dónde está apuntando Nintendo? ¿Al videojugador consagrado o al ocasional? “Switch ocupa un lugar raro, porque casi que está tratando de dominar un lugar que tienen los móviles, los celulares, que es el de ser portable. Las experiencias mobile son cortas, breves, y diseñadas para que se puedan jugar en movimiento, y lo que la Switch va a traer es el mismo juego que estás jugando en tu casa, en el colectivo. Con lo cual, no sé si esas experiencias de juego van a ser compatibles con la movilidad”, plantea a Clarín Santiago Figueroa, jefe de redacción del sitio Irrompibles, especializado en videojuegos.

“Por esto está en un limbo. El gamer de celulares es eventual, rápido y no le dedica más que 20 minutos de colectivo. El hogareño, es más hardcore, le dedica más tiempo. Parecerían mercados distintos”, agrega el especialista. El desafío, para Nintendo, será grande: unificar dos públicos que parecerían estar separados.

Pero es allí precisamente donde Nintendo tiene experiencia, a pesar de sus últimos pasos en falso: en la innovación. Con el Game Boy -y empujado por el furor del Tetris-, Nintendo colocó una consola portátil en 118 millones de personas a lo largo de todo el mundo. Con Wii, y su novedad de los sensores de movimiento, llevó el mundo de Mario Bros a un público impensado, ya que hasta la gente de más de 60 años jugaba con la consola.

“No hay que olvidarse de dónde proviene Nintendo: del Hanafuda, que son cartas muy bonitas, muy caras de producir, un arte. Si nos ponemos a jugar a las cartas estamos frente a frente, mirándonos a los ojos, jugando de a dos. Y Nintendo llevó ese concepto a todo lo que produjo. Toda la vida quiso hacer eso: unir a los jugadores. Y los unió de distinta manera, siempre tratando de crear accesorios o periféricos que permitieran esa interacción entre personas. Con los juegos hizo lo mismo, y Mario Party es un ejemplo de la diversión colectiva”, cuenta Durgan Nallar, especialista en diseño de videojuegos. De hecho, el tráiler con el que se presentó Switch apunta, precisamente al juego colectivo.

Durgan, (Dan, en el mundo gamer), lleva años como profesor en diseño y publicó un libro de dos tomos dedicado a analizar la estructura de los videojuegos. Por las condiciones actuales del mercado, cree que la estrategia de Nintendo “debería haberse volcado a los móviles”. Pero pone un matiz: “Entiendo la idea porque Nintendo siempre se dedicó a hacer buen hardware, ese ha sido su fuerte. Para el gamer hardcore va a ser un paraíso. Para el resto, lo dudo”, asegura.

“La Switch intenta responder a un mercado que evidentemente está yendo raudamente al mundo móvil. Hoy en día un 60 o 70 por ciento de las personas ven series en el móvil, viajando. Y quieren ver si pueden lanzar una máquina que sea las dos cosas”, agrega.

Dan es escéptico respecto del éxito que pueda llegar a tener Switch por un problema bastante puntual: “A mí me genera muchas dudas. Ojalá que sea un éxito. Lo que me genera dudas es que si es una consola familiar, si vos te la llevás y yo llego a casa, no la puedo usar. Y si vengo con ganas de jugar y no está… me voy a querer matar”, piensa.

Una segunda cuestión, primordial para los especialistas, tiene que ver con la potencia de la máquina. Sucede que al ser una suerte de tableta desmontable, la pregunta principal es si Switch tendrá el mismo rendimiento tanto en su base (o “dock”) como en su versión portátil. Según lo que trascendió de fuentes como Eurogamer, una posibilidad es que conectada al dock tenga una resolución mayor a la que podría tener en su modo portátil.

Pero el procesador que tendrá la consola sembró las dudas en el mundo gamer: se trata de un chip Nvidia (marca líder en procesamiento de gráficos) Tegra personalizado para Nintendo. Las dudas son demasiado específicas y rondan sobre la arquitectura del procesador (Maxwell o Pascal). Pero lo cierto es que hasta su lanzamiento este jueves en Tokio, no son más que rumores.

“El que es muy fanático de Nintendo, sabe que Nintendo no necesita tener potencia. Porque las franquicias de la compañía ya le alcanzan. Pero es lógico que ese gamer también quiera jugar otros juegos, además de los de Nintendo. Y ahí se va a necesitar potencia”, explica Santiago Figueroa.

Si de juegos se trata, la gema que está terminando de pulir Nintendo es “Legend of Zelda: Breath of the Wild”. Se trata de la décimo octava entrega de una franquicia que es sin dudas de las más exitosas de la historia, y ha sido el principal título con el que Nintendo ha presentado a la Switch.

Hay otros confirmados: una nueva entrega de Mario Kart, Project Sonic 2017, Pokémon Stars y Lego City Undercover son otros de los confirmados. Y en el trailer de lanzamiento se veían imágenes de un nuevo una nueva versióin de Super Mario, Skyrim y NBA 2K17.

Así las cosas, y a días de que se conozcan las especificaciones técnicas de Switch, su precio y sus juegos de lanzamiento, Nintendo juega una carta fuerte para repuntar en un mercado que sólo en 2016 tuvo 96 mil 600 millones de dólares globales de renta (según Newzoo).

Por supuesto, la innovación no siempre es exitosa sino que conlleva un riesgo. Riesgo que la compañía japonesa siempre asumió como parte del juego, y que en algunos casos hizo que introdujera novedades que hoy son estándares en el mundo de los videojuegos. Al fin y al cabo, Nintendo es una empresa que se dedica a los juegos desde fines del siglo XIX. Quizás en el fondo sepa mejor que sus competidoras que, al fin y al cabo, todo es parte de un gran juego.

LEA TAMBIÉN
LOS MÁS LEÍDOS
2017-08-21