La muerte viva en
Puebla

Jorge Castillo
02, Nov 2017 a las 14:06

Foto: Twitter

La muerte viva en Puebla

Jorge Castillo 02, Nov 2017 a las 14:06


Las ofrendas son una de las tradiciones más llamativas del culto a los muertos  en México.

Se trata de un altar donde las familias ofrecen un banquete a los espíritus de familiares difuntos que, según la creencia, llegan durante las noches del 1 y 2 de noviembre para degustar lo que era su comida preferida cuando vivos.

La más afamada de las tradiciones en Puebla, es la del municipio de Huaquechula, donde desde el 28 de Octubre hasta el 2 de Noviembre, se colocaron 37 ofrendas monumentales ofrendas o altares a las personas que fallecieron en el último año.

Este año murieron en el municipio de Huaquechula 37 personas: uno accidentado (ahogado) y 2 niños y 33 adultos fallecieron por muerte natural. 

El municipio de Huaquechula es muestra de la tradición, con sus grandes altares y alfombras amarillas enriquecidas de la flor cempasúchil. 

Las ofrendas son de tres pisos, y la gente gasta de entre cinco mil pesos hasta 120 mil pesos, lo que permita su economía, que en pasados días fue afectada, al registrarse un sismo de 7.1 grados en la escala de Richter, que además de cobrar pérdidas humanas, destruyo varias viviendas.



 

El primer piso del altar representa el mundo terrenal (donde se ofrendan las cosas que gustaron en vida), el segundo el mundo espiritual (con sus ángeles y santos), y el tercer la Gloria, (donde la persona amada descansa al lado de Dios). Cada ofrenda se puede observar platillos típicos, como mole, arroz, pipián, pozole, carne con adobo. 

Por la noche del 1 de noviembre que se abrió el portal entre el mundo espiritual y terrenal, por lo que los pobladores en la madrugada, ofrecieron a todo aquel se acercaba a ver las ofrenda, café, pan, tamales y atole.

Eugenio Reyes Eustaquio, conocido fabricante o instalador de ofrendas de la región, afirmó que cada año crecen más el número de ofrendas piratas en la zona, debido en gran `parte por la crisis financiera de las familias.

Reconoce que los costos de los monumentales altares –que llegan a medir hasta tres metros- es muy alto, por lo que mucha gente prefiere hacerlos un poco más pequeños sin lo necesario o tradicional, para ahorrase dinero.

Según la costumbre que data desde el año 1450, antes de la llegada de los españoles, la fiesta principal de Huaquechula empieza desde el 28 de Octubre hasta el 2 de Noviembre.

Los preparativos para la celebración comienzan desde el instante del fallecimiento de un miembro de la familia. 

Así se colocan desde cualquier pan, hojaldras, chocolate, mole, tamales, frutas y dulces de la temporada; incluso música u otros de sus gustos como cigarros  o licor.

 

Chilac, patrimonio cultural

San Gabriel Chilac es una comunidad situada cerca de la ciudad de Tehuacán. Esta población era popoloca de origen y después fue conquistada por los españoles.

Desde la noche del día primero se empezó la actividad acarrando, limpiando y adornando todo. 

El panteón se convierte en el centro de la actividad, hay flujo de ofrendas, flores, carrizos y cruces.

Los días 1 y 2 de noviembre llegan cientos de turistas a apreciar las ofrendas que los chilecos dedican a sus difuntos.

Recordar al ser querido es todo un rito, los preparativos dan inicio un mes antes de la llegada de los muertos  quienes año con año arriban al tlalticpac (mundo terrenal).

Son restauradas las cruces por los artesanos de la comunidad, los cuales se postran aun lado del camposanto, en donde les espera tareas muy fuertes para dejar en buenas condiciones las cruces, y así el día del “mikailhuitl”, luzcan y estén bien presentables.

La población en general acude al camposanto para acondicionar el lugar en donde se encuentra la tumba, para después hacer jacales de carrizo.

El 31 de octubre es el día en la que los niños hacen acto de presencia, en los hogares esperan ya el tan anhelado encuentro, las ofrendas están listas.

 “Bienvenido mi niño, aquí están tus hermanos, nosotros también, estamos reunidos todos en presencia tuya, estamos felices mi niño, prueba tus dulces nosotros estamos junto a ti te estaremos cuidando”, dice el rezo.

El 1 de noviembre, durante la madrugada se hace una misa de intención por los difuntos, esta misa tiene una característica muy especial, la población en general acude a misa.

Este 2 de noviembre, constituye como la culminación del festejo y el reencuentro con sus muertos  quienes con el permiso del dios omnipotente llegaron al tlalticpac (mundo terrenal).

Los mariachis deleitan a los que despiden para regresar al más allá, cantos plegarias y rezos se escuchan por doquier, todos se congregan en este camposanto, en donde se tiene la visita de antropólogos de varios países del mundo, así también de turistas nacionales.

 

Las raices

Las festividades de Día de Muertos, “vivieron”, las que tienen su origen en su mayoría desde la época prehispánica y la misma conquista.

De acuerdo con los datos que arroja una encuesta de Consulta Mitofsky, el 86 por ciento de los mexicanos reconoce el 2 de noviembre como el día en que se festeja a los muertos, mientras que sólo el 1 por ciento refiere que es el día de Hallowen.

Mientras que 8 de cada diez refirieron que implica poner una ofrenda, e igual número de encuestados afirmó que acude al panteón.

Son los jóvenes de estratos altos y sobre todo del norte del país, quienes se inclinan más por el festejo del Hallowen, mientras que el resto de la población, en específico el 83 por ciento, prefiere festejar el Día de Muertos.

En otra encuesta realizada por la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) a mil ciudadanos de todo el país por sobre los festejos de estas fechas, el 81% de los participantes celebrarn el Día de Muertos, el 4% Hallowen y el 15% ambos eventos.

 

Mexicanos dijeron…

86% reconoce 2 de noviembre como Día de Muertos

1%  dice que el 2 de noviembre es Hallowen.

21% trata de recordar a los familiares fallecidos

19% trata de mantener viva la tradición

14% festeja a los difuntos

80% sabe que implica poner una ofrenda

80% afirmó que acude al panteón

19% reconoce que se disfraza

17% organiza o acude a un Hallowen

3% acompaña a sus hijos a pedir dulces

83%, prefiere festejar el Día de  Muertos

*Encuesta Consulta Mitofsky

 

Y volvieron a decir…

81%  celebrarán el Día de Muertos

4% celebran Hallowen

15% ambos eventos

76% recuerdan a sus difuntos con una ofrenda

90% de los que celebran Hallowen harán una fiesta

71% prefieren Día de Muertos como celebración muy importante

50% Hallowen es importante

56% comprará flores, veladoras y calaveras en mercados públicos

43% comprará artículos para Hallowen en tiendas departamentales.

 

*Encuesta Profeco

LEA TAMBIÉN
LOS MÁS LEÍDOS

2017-11-19