Menos ríspido pero igual
con ataques se realizó
último debate presidencial

Redacción Intolerancia
13, Jun 2018 a las 01:25

Foto: Internet

  • Síguenos en Feedly

Menos ríspido pero igual con ataques se realizó último debate presidencial

Redacción Intolerancia 13, Jun 2018 a las 01:25

Los cuatro aspirantes intentaron posicionar sus propuestas ante millones de mexicanos, pero a veces la terquedad por golpear al adversario los perdió

 


El tercero y último round entre los candidatos a la Presidencia de la República concluyó con la defensa de Ricardo Anaya a lo calificó una persecución brutal de ataques desde el gobierno de Enrique Peña por el supuesto lavado de dinero; el caso Odebrecht que "raspó" al priista José Antonio Meade, y el "contratista favorito" de Andrés Manuel López Obrador, José María Rioboó.

Propuestas a medias, con una moderación de Carlos Puig, Gabriela Warkentin y Leonardo Curzio, a veces protagonista y hasta tediosa, los cuatro aspirantes a Los Pinos, Anaya, Meade, López Obrador y el independiente Jaime Rodríguez Calderón, "El Bronco", tuvieron su última participación cara a cara a 19 días de las elecciones del 1 de julio.

El tema de la corrupción fue el que mayor mención tuvo a lo largo de dos horas de intercambio de ideas, acusaciones y proyectos de gobierno en materia de educación, salud, medio ambiente, crecimiento económico, ciencia y tecnología, así como desigualdad y pobreza.

El panista Ricardo Anaya fue el encargado de abrir el debate, y de inmediato intentó posicionar su queja en contra del gobierno peñista por la acusación de supuestas operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), y la denuncia que interpuso ayer el líder del Senado, Ernesto Cordero.

"Yo he sido blanco de una brutal campaña de ataques, mentiras e infamias porque me atreví a decir que cuando sea Presidente de México, se creará una Fiscalía autónoma que investigue a Peña Nieto y a José Antonio Meade (...) Por decir esto me atacan, quiero decirles que no les tengo miedo", afirmó el abanderado de la coalición Por México al Frente.

Bajo un formato más cuadrado y con la novedad de que a la espalda de los candidatos se ponían los temas en lengua maya, además de que estaba prohibido sacar celulares -cosa que hizo El Bronco y recibió un regaño de Warkentin-, en su oportunidad AMLO insistió en cortar el apéndice de la corrupción en el Gobierno federal.

Reunidos en el Gran Museo Maya de la ciudad de Mérida, Yucatán, los candidatos presidenciales por momentos intentaron ser propositivos, pero la terquedad por atacar al adversario les ganó y terminaron por lanzarse ofensas e imputaciones, incluso hasta retos como el de Anaya a Obrador para que renunciara a su candidatura.

El panista le dijo que si demostraba con pruebas que José María Rioboó era el contratista favorito del tabasqueño, éste último tenía que retirarse de la contienda, a lo que Andrés Manuel sonreía nervioso y decía que no aceptaba esa advertencia.

"No, no, no", decía una y otra vez el puntero de las encuestas ante la insistencia del panista por que le respondiera "sí o no" que Rioboó era su contratista preferido cuando fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, al otorgarle contratos por más de 120 millones de pesos.

Por su parte, José Antonio Meade comenzó atacando, algo lejos del candidato propositivo que se dejó ver en el segundo debate. El objetivo del aspirante priista fue cuestionar los planteamientos de López Obrador en materia de política social asegurando que él no dejará que se hunda el país ya que, aseguró, el moreno no ganará.

"El Bronco" Rodríguez Calderón se notó molesto en algunas ocasiones por las preguntas de los moderadores, principalmente de Carlos Puig y Leonardo Curzio, los cuales le insistían en el tema de eliminar el salario mínimo o el de "mochar" las manos a los funcionarios corruptos.

En este último tema, el gobernador de Nuevo León con licencia "fue cucado" por Curzio de que si estaba dispuesto a enfrentar la ley por promover esa medida drástica, ante lo cual, Rodríguez Calderón respondió: "Sí. Prefiero que me demanden y no que se siga desangrando dramáticamente este país".

Más adelante, los abanderados del PAN, Morena, PRI e independiente hablaron sobre el sistema educativo actual y la viabilidad de cambiar el modelo.

El primero en participar fue Jaime Rodríguez Calderón, quien aseguró que los padres de familia tienen que dejar de ser “alcahuetes” con sus hijos, por lo que propuso darle más poder a los profesores porque "el maestro es fundamental para el país”. 

Siguió Ricardo Anaya, quien fue tajante al asegurar que "la Reforma Educativa se ha implementado muy mal” ya que "se trataba de mejorar la educación, no castigar a los maestros”. Bajo esa idea fue que el panista propuso que no haya rechazados en el país; modificará el modelo: “aprender en vez de memorizar”. 

Andrés Manuel López Obrador insistió en cancelar "la esencia de la mal llamada Reforma Educativa”, la cual, según Obrador, "está destinada a afectar a los maestros". Bajo esta idea el tabasqueño propuso un plan nuevo, sin afectar los derechos laborales del magisterio. 

El candidato que cerró este bloque fue José Antonio Meade, quien aseguró que "la escuela tiene que ser incluyente en muchos sentidos”. Propuso que cada escuela de tiempo completo tendrá independencia presupuestal y una flexibilización de la educación media superior. 

En cuanto al tema de ciencia y tecnología, los cuatro coincidieron en la necesidad de aportar mayor presupuesto para retener a los talentos mexicanos y evitar con ello, la llamada "fuga de cerebros".

López Obrador ofreció un país que destine más recursos a la ciencia y la tecnología y para ello anunció que fortalecería el CONACyT, en vez de crear una Secretaría especializada en la Ciencia y anunció que la doctora María Elena Álvarez-Buylla estaría a cargo de esa institución.  

Junto al anuncio del CONACyT, "el Peje" adelantó que en caso de que él gane, el próximo secretario de Salud será el doctor Jorge Alcocer.

Meade explicó en su oportunidad, que en el tema de ciencia es necesario generar las condiciones para que los mexicanos tengan un espacio en las universidades y el sector privado. Incluso, planteó que "la huella dactilar sería la llave a todos los trámites".  

El abanderado de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano propuso que todos cuenten con una tableta o un celular en México. De igual forma el panista aseguró que invertiría en infraestructura para incrementar la cobertura de la red, así como conexión gratuita a Internet en escuelas, plazas, oficinas y hospitales públicos. 

A su vez, Rodríguez Calderón recalcó que debe haber mayor participación del sector privado en la red digital de México.  

El cuarto bloque fue en torno a la salud en el país, un tema que constantemente está en el ojo de los ciudadanos.  

José Antonio Meade dijo que todas las clínicas y hospitales estarán al cien por ciento abastecidos y equipados. Junto a su propuesta, aseguró que "el Seguro Popular atiende a 53 millones de mexicanos de manera personalizada”.  

Anaya prefirió dejar de lado el tema y aprovechó su tiempo para asegurar que era inocente en el caso de presunto lavado de dinero que se le señala y acusó a José Antonio Meade de haber sido presuntamente cómplice de Odebrecht.

El ex dirigente nacional blanquiazul le aseguró a Meade que “tú y tu jefe, Enrique Peña Nieto, van a enfrentar a la justicia”. Ya en el tema de propuestas, prometió médicos y medicinas en todas las clínicas del país.

Respecto al tema de las acusaciones de Anaya, Meade aseguró que "la sentencia que presume Anaya es del Tribunal" un órgano que no tiene validez en su caso. Sobre Odebrecht, el candidato priista aseguró que él no tiene nada que ver y recomendó a su contrincante del PAN que mejor le preguntara al moreno.

El ex secretario de Hacienda señaló a uno de los allegados a Andrés Manuel López Obrador, Javier Jiménez Espriú, quien sería el próximo secretario de Comunicaciones, si el tabasqueño gana, como la persona indicada para responder el tema Odebrecht. 

Jaime Rodríguez aseguró que todo mexicano debe tener la atención a la salud. De igual forma propuso hacer un inventario nacional de quién consume droga en el país.  

En otra parte del último debate presidencial, Andrés Manuel afirmó una vez más que la corrupción es el problema de México y uno de los principales afectados es la salud. Por ello aseguró que buscará combatirla para "mejorar los sistemas de salud".

"Las joyitas" del debate

"Dale un beso", "yo qué culpa tengo", "mucha suerte a la Selección" y "lo dices de dientes para fuera" fueron algunas de las frases más curiosas que lanzaron los cuatro candidatos presidenciales durante el tercer debate organizado por el INE.

Desde el Gran Museo de la Cultura Maya, los candidatos tuvieron su última oportunidad para explicar sus propuestas a los ciudadanos en cadena nacional, pero prefirieron aventarse unas "joyitas" como frases.

“Me divierto con ustedes, ahora dale un beso, cabrón”, dijo 'El Bronco' a Ricardo Anaya, luego de que éste discutiera con AMLO sobre el ingeniero que trató de participar en las obras del NAIM. 

"(El programa de ayuda económica a los adultos mayores) salió de esta cabeza y de este corazón", dijo Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’.

"La tercia maldita", dijo "El Bronco" refiriéndose a los partidos políticos y señalando a los otros candidatos.

“Yo qué culpa tengo que estén ustedes empatados”, dijo Obrador señalando a Anaya y Meade sobre su posición en las encuestas. Luego los criticó por querer remontar la desventaja que tienen frente al tabasqueño.

“Mucha suerte a la Selección”, comentó José Antonio Meade cuando le indicaron que tenía tres segundos de réplica al final del último bloque. 

“Tú hablas de combatir la corrupción, pero de dientes para afuera”, le dijo Anaya a Andrés Manuel, quien menciona a menudo la corrupción como la causa de diversos problemas del país.

 

Con información de Megalópolismx.com

 

LEA TAMBIÉN
LOS MÁS LEÍDOS

2018-12-18