Al descubierto, millonaria fortuna
de José Juan Espinosa

Enrique Nuñez / Fernando Maldonado
05, Nov 2018 a las 00:26

  • Síguenos en Feedly

Al descubierto, millonaria fortuna de José Juan Espinosa

Enrique Nuñez / Fernando Maldonado 05, Nov 2018 a las 00:26

Una investigación de Intolerancia Diario deja al descubierto el presunto manejo de recursos de procedencia ilícita, evasión fiscal y conflictos de interés en el que se encuentra involucrado el diputado de la coalición "Juntos Haremos Historia".


Una investigación de Intolerancia Diario deja al descubierto el presunto manejo de recursos de procedencia ilícita, evasión fiscal y conflictos de interés en el que se encuentra involucrado el diputado de la coalición "Juntos Haremos Historia", José Juan Espinosa Torres.

A través de sus dos hijos -ambos menores de edad-, ocultó la compra de un predio de 22 mil 613 metros cuadrados en Atlixco, con un valor comercial de 46 millones 785 mil pesos. Oficialmente, el diputado local no registra esa propiedad, ya que realizó compras fraccionadas para, posteriormente, donarlas a sus hijos, aunque decidió reservar para sí mismo el usufructo vitalicio de estos inmuebles, el 3 de abril de 2017. Este es apenas el inicio de una compleja madeja de argucias legales, para disfrazar estas propiedades.

La riqueza inmobiliaria que acumula el ex presidente municipal de San Pedro Cholula y ahora diputado local de Juntos Haremos Historia, José Juan Espinosa, es superior a los 152 millones de pesos. Entre los secretos del hoy poderoso diputado local, están el manejo de información privilegiada y un esquema que consiste en la compra de terrenos e inmuebles que dona a familiares y parientes, para después volverlos a comprar.

En términos prácticos, para que Espinosa Torres hubiera ganado semejante fortuna, debió percibir, entre salarios, rentas y usufructos, más de 3 millones de pesos cada 30 días, durante los 50 meses que duró su gestión como presidente municipal -de febrero de 2014 a marzo de 2018- y, además, no haber tenido gastos.

Para ser parte de las guardas pretorianas del ejército de Andrés Manuel López Obrador, para conseguir la ‘Cuarta Transformación’ en México, el imbatible José Juan Espinosa Torres, presidente de la Mesa Directiva en el Congreso de Puebla, tiene más cercana a la llamada ‘Mafia del Poder’ que a las causas del presidente electo.

Una investigación sobre los mecanismos de operación inmobiliaria, ligas de poder y los intrincados métodos para disfrazar utilidades millonarias, lo convierten en un benefactor de usos y costumbres de la clase política ‘corrupta’, que tanto ha reprochado quien fuera abanderado presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia.

Gastan 4 veces más de lo que ganan

En los cruces de información, entre ingresos y gastos familiares de este político, quien ahora es legislador por el Partido del Trabajo, se encontraron serias inconsistencias.

Por citar sólo un ejemplo: Espinosa Torres y su esposa Nancy de la Sierra Arámburo, senadora también por el PT, reportaron que sus ingresos en los últimos años fueron de 31.2 millones de pesos, según consta en las declaraciones 3 de 3, y a los medios en 2013, 2015, 2016 y 2018; sin embargo, los gastos cuantificados entre tarjetas de crédito, vehículos, bienes inmuebles y otros créditos, ascienden a 86 millones 818 mil 965 pesos.

Esto es apenas un asomo del resultado de una serie de argucias que presumen operaciones de lavado de dinero, evasión fiscal y ocultamiento de información en la declaración 3de3.

Especulación inmobiliaria

En este entramado, también se percibe un grave conflicto de intereses, en el cual habría caído el propio legislador, ya que contó con información privilegiada que le permitió realizar inversiones a nombre propio y de terceros, en las inmediaciones donde se construirá un Centro de Convenciones.

Partiendo de la base de que el terreno donde se ubican actualmente Plaza Lazcarro y Velatorio ASÍS es propiedad de la familia Espinosa desde hace 4 décadas, las inconsistencias provienen cuando se constituye, en 2017, la Sociedad de Responsabilidad Limitada y de Capital Variable (S de RL de CV) Plaza Lazcarro, empresa que ‘administra’ un inmueble de 5 mil 433 metros cuadrados.

El valor comercial de esta obra, sin considerar áreas de estacionamiento, es de 2,468 metros cuadrados en tres niveles, que a un costo conservador de 7,500 pesos representa una inversión de 17 millones 588 mil pesos.

Esta millonaria construcción la realiza, en menos de un año, el padre del hoy presidente de la Comisión Inspectora, Juan Espinosa Técuatl, quien pese a registrar ingresos de 3 millones 632 mil 261 pesos entre 2012 y 2017, tuvo la solvencia financiera para realizar esta obra de más de 17 millones y medio, para posteriormente cederla en administración a sus dos hijos, en donde José Juan es el mayoritario.

Qué conveniente resultó para el exalcalde constituir una sociedad, sin tener que demostrar la procedencia de los millonarios recursos utilizados por su padre para edificar la nueva Plaza Lazcarro.



Conflicto de interés y tráfico de influencias



Plaza Lazcarro y Velatorios Asís están ubicados en la misma manzana, a menos de 50 metros del penal de San Pedro Cholula. Quizá esto explique el obsesivo interés de José Juan Espinosa de reubicar el Cereso, para edificar ahí un Centro de Convenciones con el natural aumento de la plusvalía de ese lugar.

En febrero de 2018, cuando ya el político y empresario del PT estaba por pedir licencia como edil, para buscar la diputación local por el distrito 20 de la ciudad de Puebla, anunció a los medios de comunicación que se construiría un Centro de Convenciones en el inmueble que ocupan los reos, y que se encuentra a 50 metros de Plaza Lazcarro, de la que es socio mayoritario con el 67 por ciento de las acciones, mientras que su hermano, Francisco Espinosa Torres, cuenta con el 33 por ciento restante.

La plaza comercial que alberga clínicas de salud y control de peso, gimnasio y un despacho inmobiliario, comenzó a construirse tan pronto como el Congreso del Estado liberó, en 2015, la autorización para la contratación de un crédito por 50 millones de pesos, para la construcción de un nuevo reclusorio.

Fue entonces cuando el padre del actual legislador, con ingresos registrados por 3 millones de pesos en el periodo 2012 – 2017, según reportes del Sistema de Administración Tributaria (SAT), consiguió edificar la Plaza Lazcarro, cuya construcción está valuada en 18.5 millones de pesos, en un año.

La propiedad de Juan Espinosa Técuatl tiene por administradora única y representante legal a María del Carmen Espinosa Torres, hermana del ex presidente municipal; mientras que, como ya se citó, y de acuerdo con el documento 2017002070880056 del Registro Público de Comercio (RPC), Francisco y el propio José Juan cuentan con parte de las acciones de la empresa que administra el inmueble.

Además de la plaza comercial, el padre del diputado local es dueño de la agencia funeraria Asís; en conjunto, ambos negocios alcanzan un valor comercial superior a los 71 millones de pesos.

El manejo de información privilegiada fue el principal insumo para esa ‘bonanza cholulteca’, pues ocurrió en medio de la gestión municipal de Espinosa Torres. Con ello, se podrían configurar ilícitos como: tráfico de influencias, desvío de recursos públicos y conflicto de intereses; argumentos que, desde su nueva condición de integrante del grupo político que trazó una línea discursiva contra los grupos empresariales que han hecho negocios al amparo de la relación con el poder público, ha usado sistemáticamente.

El arte de ocultar propiedades

El aguerrido legislador local, encontró la forma de ocultar valiosas propiedades para no declararlas en su 3 de 3; bajo la figura de la donación, omite propiedades que levantarían serias sospechas de uso de recursos de procedencia ilícita.

A través de sus dos hijos -ambos menores de edad-, ocultó un predio de 22 mil 631.33 metros cuadrados en Atlixco, con un valor comercial de 46 millones 785 mil pesos. Oficialmente, el diputado local no registra esa propiedad, ya que realizó compras fraccionadas para, posteriormente, donarlas a sus hijos, aunque decidió reservar para sí mismo el usufructo vitalicio de estos inmuebles, el 3 de abril de 2017; bajo este esquema, el 12 de agosto de 2008, Espinosa Torres adquirió un terreno de 3 mil 516 metros cuadrados, reportando un valor de la operación de un millón 200 mil pesos. Posteriormente, el 15 de abril de 2011, Nancy de la Sierra adquiere la propiedad adjunta de 9 mil 684 metros cuadrados, a un precio de 2 millones de pesos. Ambas propiedades tienen un valor comercial real superior a los 20 millones de pesos.

El 27 de abril de 2012, José Juan compra un terreno colindante con los dos anteriores, con una superficie de 3 mil 42 metros cuadrados, por un monto de 300 mil pesos, aunque su valor comercial sea de 8 millones de pesos. Y el 7 de mayo de 2013, termina por adquirir una fracción de 6 mil 388 metros cuadrados, reportando una operación de compra venta de 651 mil pesos, siendo su valor comercial en las fechas de la operación de 17 millones de pesos.

En total, adquirió 22 mil 613 metros a un supuesto valor de 4 millones 151 mil pesos, que en valor real es de 46 millones, 785 mil pesos.

Un dato revelador es que, mientras el 12 de agosto de 2008, Espinosa Torres pagó 1 millón 200 mil pesos por 3 mil 516 metros, cinco años después, compró 6 mil 388 metros en 651 mil pesos.

Este terreno de 2.2 hectáreas de superficie, es en donde se ubica el Colegio Montessori Atlixco, y el jardín de eventos y hotel La Reunión. Hasta antes de 2017, los propietarios eran José Juan y su esposa; sin embargo, el 30 de mayo de 2016, la senadora hace una donación en favor de sus dos hijos, a la que se anexan dos donaciones más el 3 de abril de 2017, en las cuales se establece que el usufructo vitalicio de todo el inmueble es en favor de José Juan Espinosa Torres, excepto 2 mil 520 metros, que se reservan para su esposa, y los 3 mil 516 metros donde se ubica el Colegio Montessori, también a favor de Nancy de la Sierra.

Un caso similar se presenta en otro terreno, con superficie superior a los 17 mil metros cuadrados y con un valor comercial de 7 millones 590 mil pesos, ubicado en San Agustín Ixtahuixtla, Atlixco, que bajo el mismo esquema, oficialmente declaró haberlo adquirido en 500 mil pesos.

De esta forma, encontramos que el diputado local petista es el usufructuario vitalicio de casi 4 hectáreas (39 mil 725 metros, con un valor real de 54 millones 376 mil 616 pesos, para ser exactos), sin que estas aparezcan como de su propiedad, gracias a la figura de la donación.

LEA TAMBIÉN
LOS MÁS LEÍDOS

2018-11-17