En el marco de la  clausura del curso "Nutrirse es algo más que comer", Eduardo Rivera Pérez señaló que en Puebla existe de un 23 a 28 por ciento de sobrepeso y obesidad, mismo que con el tiempo se traduce en enfermedades crónicas degenerativas y problemas cardiovasculares, lo cual disminuye la productividad laboral  e incrementa el gasto familiar.

En este contexto, señaló que los diversos programas que están estableciendo tienen la finalidad de contrarrestar dichas estadísticas y enfatizó que trabajarán en conjunto con el Instituto Municipal del Deporte (IMD), el Sistema municipal DIF y el Instituto municipal de las Mujeres (IMM), para activar a Puebla.
 
Por su parte, Martha Cruz, secretaria ejecutiva del voluntariado DIF, afirmó que fueron alrededor de 700 mujeres quienes tomaron el curso y exhortó a las asistentes a aplicar el plan "Multiplícate por 10" con el fin de que el conocimiento se expanda a por lo menos 7000 personas más.

Asimismo, reiteró que en Puebla se necesita implementar una cultura alimentaria para dejar atrás viejos mitos y creencias para dar paso a nuevo hábitos y erradicar "al lastre" que no permite reducir las cifras en obesidad y sobrepeso.

Al cuestionar a las asistentes acerca de si el curso erradicará los niveles de sobrepeso que aquejan a la ciudad, aseveraron que no, pues muy pocas mujeres acudieron a tomarlo.

María Luisa Alvarado Flores, una de las entrevistadas, enfatizó que hace falta darle mayor difusión a los cursos con el fin de que más mujeres se acerquen; consideró que fueron alrededor de 150 personas las que acudieron a lo largo de la semana y no 700 como se mencionó.

Asimismo, María Méndez afirmó que el curso sí puede ayudarlas a reducir la obesidad con la que cuentan, pero tienen que llevar las recomendaciones al pie de la letra; pese a ello, señaló que sólo les servirá a las personas que lo tomaron porque no afecta a la población en general.