De doce detenidos tras la movilización de las fuerzas policiacas, tanto federales como del estado ‚Äîademás de militares‚Äî en la junta auxiliar de Palmarito Tochapan, sólo dos fueron internados y consignados al juzgado de lo Penal de Tecamachalco, por delitos de lesiones dolosas y ataques peligrosos, los restantes fueron liberados con un "usted disculpe".


La estrategia planeada por la Secretaría de Seguridad Pública del estado (SSP), para detener a los principales cabecillas de las familias Aquino y Fuentes, que intentan desaparecerse, fracasó, sólo dos de los sospechosos, acusados por delitos no graves como homicidio, fueron presentados ante las autoridades penales, los demás escaparon.


La presencia del secretario de SSP, Ardelio Vargas, la tarde del sábado ‚Äîhoras antes de un enfrentamiento que dejó el saldo de un muerto y un herido‚Äî fue lo que alertó a los agresores, ya que ese día personal de la Policía Metropolitana, del estado y Ministerial, llegaron a la junta auxiliar y permanecieron hasta la madrugada del domingo, cuando se reforzó la presencia.


Los militares, federales, estatales y municipales que recorrieron las calles no encontraron una sola arma de fuego, sólo detuvieron "al azar" a doce personas que caminaban, para su suerte dos de todos los presentados tenían cuentas pendientes con la justicia.


Los detenidos Martín o Ángelo Martín Aquino y Rey o Reynaldo Fuentes Morales, tenían ordenes de aprehensión pendientes dentro de los procesos 31/2011 y 28/2011, respectivamente, ambos por los delitos de lesiones dolosas y ataques peligrosos.