El presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática, Miguel Ángel de la Rosa Esparza, llamó a la unidad a los integrantes del Sol Azteca para que el proceso de renovación de la dirigencia sea en paz, evitando los conflictos que se presentaban en años anteriores.


En conferencia de prensa indicó que entre los supuestos perredistas que quienes pidieron el pasado domingo su expulsión se encuentran militantes del Partido del Trabajo, así como o bien gente que no ha participado en el instituto político, a quienes pidió adherirse a la lucha de la izquierda.


Aclaró que entre el grupo de inconformes sólo tenía la presencia de dos consejeros, lo que no es significativo porque el Consejo estatal está conformado por 142; "esto indica que no se tiene ni siquiera un amínima parte para citar a la sesión del órgano de gobierno".


Explicó que el pasado 23 de febrero hubo una reunión de dirigentes nacionales y estatales, donde se propuso que después del 19 de marzo comiencen a renovarse todas las dirigencias, incluida la de Puebla


Dijo que será el Consejo estatal el que nombrará el nuevo dirigente estatal; "se tiene como fecha límite el 31 de diciembre, aunque se ven condiciones para que el cambio de dirección sea pronta".


Asimismo, indicó que hay quienes quieren acelerar el proceso, pero todo será en el tiempo adecuado, además de que una corriente como Izquierda Democrática Nacional ya está de acuerdo en que "hay que ver lo mejor para el partido".


La puntualización
Miguel Ángel de la Rosa Esparza declaró que "no va a caer su cabeza", sino que habrá un reemplazo cuando el Consejo estatal lo decida.


La alianza
Miguel Ángel de la Rosa Esparza dijo que la alianza en el Estado de México no va a generar pérdida de identidad, ya que se estableció que será candidato del PRD quien vaya a la cabeza, lo que fue aceptado por Acción Nacional.