Estados Unidos y Reino Unido reafirmaron hoy su demanda para que el líder libio Muamar Gadafi deje el poder "tan pronto como sea posible".

La Casa Blanca indicó que ambos gobiernos reiteraron su postura durante una conversación telefónica que celebraron este martes el presidente estadunidense Barack Obama y el primer ministro británico David Cameron.

Durante la llamada telefónica los dos líderes discutieron la coordinación de los esfuerzos internacionales para poner fin a la violencia contra la población de Libia y asegurar que se deslinden responsabilidades.

"Ellos acordaron que el objetivo común en Libia debe ser el fin inmediato de la brutalidad y la violencia, la salida de Gadafi del poder tan pronto como sea posible", señaló la Casa Blanca en un comunicado.

Ambos gobernantes reafirmaron, que una vez con Gadafi fuera del poder, deberá darse una transición "que cumpla las aspiraciones de los libios de libertad, dignidad y gobierno representativo".

Obama y Cameron acordaron continuar con los planes, incluyendo todo el rango de posibles respuestas por parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

"Incluyendo vigilancia, asistencia humanitaria y cumplimiento del embargo de armas y una zona de prohibición de vuelos", enfatizó la Casa Blanca.