El presidente priista, Humberto Moreira, nombró a Jorge Estefan Chidiac como secretario de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido tricolor, en sustitución de Guillermo Hopkins, en lo que es su primer ajuste de la estructura del PRI.

En entrevista, el nuevo integrante del CEN explicó que la dirigencia nacional de Beatriz Paredes dejó finanzas sanas, "sin pasivos que puedan preocupar", por lo que rechazó cualquier riesgo de despido de personal o futuras sanciones del Instituto Federal Electoral (IFE).

"Es necesario dar la confianza a todo el personal del PRI que no habrá despidos masivos de ningún tipo. Ni es la intención de Moreira, ni el PRI es así", aseguró.

A su salida de las oficinas del CEN, el exsecretario de Desarrollo Social en Puebla durante el gobierno de Mario Marín, explicó que hasta el momento las cuentas revisadas arrojan "número negros" y algunos pasivos marginales.

En este sentido, expuso que "la diputada Beatriz Paredes fue una presidenta muy ordenada. No hay temas relevantes que puedan preocupar para las finanzas del PRI".

El también exdiputado federal abundó en que por ahora se encuentra en el proceso de entrega-recepción de la secretaría por Hopkins, quien asumió el cargo en diciembre de 2009 tras ser secretario de Finanzas del gobierno de Eduardo Bours en Sonora. El funcionario partidista descartó todo riesgo de que con la nueva administración a cargo de Moreira Valdés se realicen despidos de personal del partido, sin embargo se contempla que en su momento habrá cambios en niveles directivos altos.

Agregó que el proyecto financiero de la nueva dirigencia apuesta a seguir manteniendo el financiamiento público como prioridad, pues "eso nos blinda de manos negras que puedan interferir en las elecciones", refirió el exlegislador.

El nuevo secretario de Finanzas del PRI detalló que personal del IFE ya realiza las auditorías correspondientes a las finanzas del partido durante 2010 y en julio estarán los resultados. (Notimex)

A destacar Estefan Chidiac detalló que recibió al Partido Revolucionario Institucional (PRI) con un sistema de control planeado que permite descartar futuras multas o sanciones del órgano electoral federal.