Este martes, el Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular la reforma constitucional en materia de derechos humanos, la cual establece la prohibición de todo tipo de discriminación, incluso la motivada por preferencias sexuales.

Cabe recordar que el 14 de febrero, el Congreso de Puebla votó en contra de que se expresara explícitamente en el artículo 11 de la Constitución local la no discriminación por preferencia sexual.

Al respecto, el legislador panista Mario Riestra Piña descartó que la bancada de su partido retomé la reforma constitucional. "El Congreso del Estado de Puebla y el Senado de la república son soberanías distintas", dijo.

Por su parte, el diputado del Partido Convergencia, José Juan Espinosa Torres ‚Äîpromotor junto al legislador Lauro Sánchez de la iniciativa rechazada‚Äî, afirmó que el Congreso poblano debe retomar el tema.

"Con agrado vemos que el día martes, el Senado aprobó incluir el término ‚Äòpreferencias sexuales‚Äô en la Constitución federal, lo que obliga a los Congresos locales a homologar la reforma. Es interesante, una vez que en Puebla presentamos hace 15 días la misma propuesta. El PRD y Nueva Alianza votaron en contra; sin embargo, hoy el Senado aprueba este proyecto."

El convergente anunció que a la brevedad presentará la iniciativa reforzada con los términos de la reforma senatorial. "El día viernes vamos a presentar el mismo proyecto que fue rechazado, vamos a volver a rescatar el proyecto, lo vamos a reforzar con los términos jurídicos que utilizó el Senado. Confío en que no sea enviado a la ‚Äòcongeladora‚Äô, y que tenga a bien aprobarse para homologarse con la legislación a nivel federal."

Espinosa dijo que la reforma motiva a los estados a homologar la ley, como lo marca el propio dictamen aprobado este martes en la Casona de Xicoténcatl.

El exhorto El Sistema de las Naciones Unidas en México le dio la bienvenida a la reforma aprobada en el Senado sobre derechos humanos, y exhortó a los congresos estatales a legislar la reforma.

"La ONU México alienta a los Congresos estatales para que la ratificación de la reforma finalice su curso a la brevedad. Una vez que la reforma constitucional inicie su vigencia se tendrán que hacer los ajustes legislativos a nivel federal y estatal correspondientes para garantizar su eficacia plena."

Asimismo, considera que la reforma favorecerá el cumplimiento de las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos por parte del Estado Mexicano.

La ONU señaló que el Congreso de Unión culminó el proceso federal de modificación de once artículos de la Constitución en materia de derechos humanos, el cual constituye para la República Mexicana el paso más significativo en este campo en los últimos años e implica un avance sustantivo en favor del respeto y garantía de los derechos fundamentales.

Para la ONU México, el nuevo marco constitucional responde positivamente a los compromisos internacionales asumidos por México y dentro de sus avances destacan la elevación a rango constitucional de los derechos humanos reconocidos en los tratados internacionales, así como la aplicación prevalente de la norma más favorable a la persona; la consagración de las obligaciones de las autoridades; la enunciación de los derechos humanos en el eje de la educación, el sistema penitenciario y la política exterior; el más estricto ámbito de la figura del estado de excepción; la modificación del artículo 33 para reconocer el derecho de audiencia de las personas extranjeras a quienes se pretenda expulsar del territorio nacional; el fortalecimiento de los organismos públicos de derechos humanos; y el mejoramiento del sistema de control abstracto de la constitucionalidad. Además, la ONU México espera que la reforma al artículo 11, referido al derecho de asilo, pueda próximamente acomodarse a los estándares internacionales y a la propia legislación mexicana sobre personas refugiadas recientemente aprobada.

El antecedente El 14 de febrero se reformó el artículo 11 de la Constitución. El Congreso de Puebla ‚Äîgracias a la mayoría de diputados del PAN, PRD, Nueva Alianza y algunos diputados del PRI‚Äîrechazó que se incluyera el término "preferencia sexual". Este 9 de marzo, el Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular la reforma constitucional en materia de derechos humanos, la cual establece la prohibición de todo tipo de discriminación, incluso la motivada por preferencias sexuales.

A destacar El debate en torno al artículo primero, en que se menciona "preferencias sexuales" dividió a los panistas. Un grupo integrado por Teresa Ortuño, Jorge Ocejo, Rubén Camarillo, Felipe González, Ramón Galindo, Blanca Judith Díaz, Ángel Alonso Díaz, Ramón Muñoz, María Serrano, Jaime Rafael Díaz, Emma Larios, Javier Castelo y Lázara Nelly González, intentó cambiar el término, pero fue rechazado.

Tome nota La bancada panista de la LVIII Legislatura rechaza que se abra el debate sobre el reconocimiento constitucional a la no discriminación por preferencias sexuales. La ONU exhorta a los Congresos locales a ratificar la reforma en derechos humanos a la brevedad.