Diana Couto Roldán, nutrióloga adscrita al Hospital General Regional No. 36 "San Alejandro" del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Puebla, explica que los productos light son alimentos que han sido modificados en sus proporciones y también la química original de algunos de sus componentes, sobre todo en hidratos de carbono, proteínas, lípidos, vitaminas y minerales.

La especialista explicó que en el mercado se puede encontrar dos tipos de alimentos light; unos se caracterizan por haber sido modificados en la cantidad de carbohidratos y otros en los que simplemente se les ha variado la cantidad de grasa.
 
A pesar de que no existe una edad específica para iniciar el consumo de este tipo de productos, se sugiere no se lleve a cabo en las etapas de crecimiento y desarrollo como la niñez, el embarazo y la lactancia, aunque hoy en día niños de ochos años con alto grado de obesidad están ingiriendo esta clase de alimentos.  

En México los productos que han sido etiquetados con el nombre de "light" deben cumplir con la Norma Oficial Mexicana NOM-086-SSA1-1994, la cual indica las especificaciones que deben tener los alimentos y bebidas no alcohólicas cuya composición haya sido modificado para reducir su contenido de algún nutriente o sustancia.

Si bien es cierto que los productos light tienen menor número de calorías, no se puede interpretar que ayudarán a adelgazar, sino simplemente no engordarán tanto a quienes los consumen, sin embargo esto es lo que la mayoría cree sobre estos alimentos y por consecuencia los consumen de manera irresponsable llegando a generar cierta adicción sobre los mismos.  

En el caso específico de los refrescos y aguas de sabor light, se debe tener mayor cuidado en su consumo debido a que son endulzados con edulcorantes artificiales como el aspartame, acesulfame K y sucralosa, aunque las dos primeras sustancias se han relacionado con la aparición de tumores malignos o cáncer esto aún no está comprobado científicamente y por lo mismo no han sido retiradas del mercado.   

Para los pacientes diabéticos quienes deben cuidar la cantidad de hidrato de carbono que consumen, los productos light con bajo contenido de azúcar pueden recomendarse, mientras que los alimentos que dicen no tener azúcar  en su composición pero están endulzados con fructosa no son aptos.

Por lo tanto, la nutrióloga Couto Roldán recomienda que antes de adquirir un producto light se lean las etiquetas para corroborar su valor nutrimental y su composición, ya que muchas veces la presentación de estos alimentos confunde a los consumidores.

Actualmente las ventas de productos light se ha incrementado a pesar de su elevado costo en comparación de un producto "normal", no obstante, el integrar este tipo de alimentos en la dieta diaria no es la solución para bajar de peso; al contrario, puede resultar contraproducente si se llegan a consumir en cantidades excesivas.