La empresa Volkswagen de México descartó afectaciones en el suministro de materia prima proveniente de Japón, luego de que el país asiático enfrenta una de sus peores situaciones derivado del sismo, tsunami y crisis nuclear que ha paralizado las operaciones de las principales armadoras de autos y cadena de proveeduría. El vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia de Volkswagen de México, Thomas Karig Gerecht, informó que los proveedores japoneses que surten a planta armadora de Cuautlancingo, Puebla, no han paralizado la producción, por lo que continúan atendiendo la demanda de la firma alemana. De acuerdo con el directivo, Volkswagen de México tiene relación con al menos dos empresas proveedoras de origen japonés que abastecen de materia prima a las plantas armadoras de autos, además de que mantienen relación con la cadena de proveeduría mexicana. "Hasta ahora no tenemos ninguna afectación, ni información concreta que vayamos a tener, todo va a depender de que tan rápido se vuelva a reanudar la industria automotriz. En general se espera que esto vaya a ser la próxima semana", expresó. Cabe recordar que el pasado 11 de marzo, Japón vivió una de sus peores tragedias con un terremoto y tsunami que ocasionaron muertes y pérdidas incuantificables; ante ello, algunas empresas anunciaron su suspensión de actividades, considerando que en Japón se encuentra su operación central. Karig Gerecht indicó que las empresas proveedoras mexicanas con las que la firma alemana tiene relación, también se encuentran involucradas con la situación que enfrenta Japón, debido a que importan insumos a armadoras como Toyota, Nissan y Honda. "Nuestros proveedores pueden importar insumos a Japón, sobre todo hablando de componentes electrónicos."

La parálisis De acuerdo con el portal informativo Merca2.0, la empresa automotriz Toyota suspendió actividades en tres armadoras, lo que resultará en una baja de producción con al menos 40 mil vehículos, esto aunado a que sus acciones podrían descender 8 por ciento. En tanto, Nissan cerró el total de sus cuatro plantas en Japón, Honda por su parte informó que sus plantas en el país asiático permanecerán cerradas hasta el 20 de marzo. Contrario a la situación que enfrentan las armadoras japonesas, Volkswagen de México descartó que existan escenarios de alarma principalmente en su proveeduría, no obstante, indicó que están en espera de que se regularice por completo la información. En este sentido, afirmó que en las próximas semanas se regularizará la producción en la fábrica de automóviles en Japón, con lo que se reactivará la proveeduría a mercados mundiales. Negó que exista un riesgo latente sobre una posible crisis económica, considerando la carga financiera de Japón a nivel mundial; sin embargo, aseveró que las condiciones plantean un escenario positivo en los próximos días.

Metas de VW En la actualidad, la fabricación de autos es de 2 mil 100 unidades al día, lo que representa la capacidad máxima de producción en la planta armadora de Cuautlancingo, Puebla. Bajo este escenario se mantienen las expectativas de producir en 2011, más de 500 mil unidades, lo que representaría una cifra histórica para Volkswagen de México.