El Rastro Municipal ni siquiera tiene un registro ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ni de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) o de la Secretaría de Salud, reconoció Eduardo Rivera Pérez.


Señaló que las condiciones en las que funciona deben modificarse, en pro de las 82 mil toneladas de carne de cerdo que se obtienen cada año. Afirmó que si se mejora la situación del rastro se incrementarán las ventas.


Asimismo, el edil sentenció que en coordinación con el gobierno del estado elaborarán el proyecto para que el rastro obtenga la certificación Tipo Inspección Federal (TIF); en este sentido, reconoció que la administración de Blanca Alcalá no dejó ni antecedentes, ni archivos para obtener este reconocimiento.


Además, Rivera Pérez desconoce el monto que se requiere para lograr la certificación, pues afirmó que aún no tienen las bases, ni la definición del mismo. El director del rastro, Alejandro Landero León, aseveró que para actuar de inmediato con acciones de remodelación necesitan un monto de 3.5 millones de pesos.


El presidente municipal aseveró que la certificación se necesita, puesto que Puebla es el tercer municipio que exporta carne; al año, señaló, que de las 82 mil toneladas de carne de cerdo sólo 5 por ciento se obtiene en rastros tipo TIF y la demás en rastros municipales, "en mes y medio se hará el anuncio del trabajo coordinado con el estado".


Asimismo, Landero León señaló que matan todos los días 250 cerdos, 100 bovinos y 80 ovinos; sin embargo, recalcó que se deben erradicar las irregularidades para mejorar la matanza de los animales, con el fin de ofrecer carne de calidad.


Entre las acciones que se implementarán de forma inmediata está la siembra de 600 árboles de distintas especies para recuperar la zona ecológica del lugar; el fortalecimiento de la planta tratadora, con el objetivo de que se recicle el agua dentro del rastro, así como para que sirva en el riego de parques y jardines del municipio.


Además, Rivera Pérez comentó que se establecerán los procedimientos para el sacrificio de animales apegados a las normas oficiales para reducir el impacto en las comunidades cercanas, también se garantizará la comercialización y producción de carne en la ciudad.