El Dr. Miguel Carbonell Sánchez, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, aseguró que la participación de la ciudadanía es el elemento fundamental que permitirá a los mexicanos contar con campañas políticas que sean un verdadero debate de las ideas y no una guerra de imagen y slogans.

En el Auditorio Gimnasio Ignacio Ellacuría, S.J.de la Universidad Iberoamericana en Puebla, el especialista en derecho constitucional y derechos fundamentales agregó que si no hay libertad de expresión no hay democracia, por lo que los mexicanos tenemos derecho a escuchar propuestas e ideas para formarnos un criterio y así votar con conocimiento de causa.

Carbonell Sánchez señaló que se deben distinguir dos cosas: qué es una expresión y cuáles son los tipos de expresión. Aclaró que se debe diferenciar muy bien un simple dicho de aquellas expresiones que pueden tener consecuencias. Sobre los tipos de expresión mencionó a la noticia, una opinión y los insultos.

Para el académico, cinco son las bases de la libertad de expresión en materia electoral en nuestro país: derecho de réplica, el acceso de candidatos y partidos políticos a los medios de comunicación, la contratación de publicidad, la prohibición de campañas negativas y la prohibición para contratar publicidad gubernamental.

El investigador recordó que independientemente de lo que diga la constitución, existen elementos que a su juicio deben limitarse en cuestión de libertad de expresión en materia electoral: las imputaciones de carácter delictivo, a menos que exista una sentencia probatoria; el respeto a la vida privada; que no se permitan los insultos; y hay que limitar el uso de símbolos religiosos.

"La libertad de expresión permite la participación democrática, nutre el debate público y crea el concepto de opinión pública, porque no puede haber opinión pública si no hay flujo de información, si no hay debate de ideas, si no hay propuestas", concluyó el Dr. Carbonell.