Fernando Romero Téllez, estudiante de la carrera de Técnico en Mantenimiento Industrial, de 20 años de edad, apareció sin vida a cinco metros de profundidad en una barranca que se ubica en la calle Robles y Durazno, de la Primera Sección de Bosques de Amalucan; desde el viernes 1 de abril fue reportado como desaparecido, aunque el cuerpo fue hallado la tarde del domingo 4.

Un grupo de niños que jugaban cerca de la barranca fueron quienes descubrieron el cuerpo sin vida, de inmediato lo reportaron a sus padres y estos llamaron al CERI (Centro de Emergencia y Respuesta Inmediata) para que más tarde acudiera al lugar el agente del Ministerio Público de Homicidios, dando entrada a la constancia de hechos 144/2011/AHE.

El representante social dio fe que junto al cuerpo del estudiante, quien tenía su domicilio en 6 Poniente 18, del centro de Amozoc, se encontraba una mochila con útiles, que fueron asegurados y resultaron ser propiedad del ahora occiso.

Las autoridades ministeriales no descartan que Fernando Romero haya sufrido una caída accidental cuando caminaba por la orilla de la barranca, lo que no entienden es qué hacía en ese lugar.

Los familiares del occiso dicen que el viernes a las 8:00 horas el joven salió de su casa para ir a la escuela, pero como no llegó ese mismo día, lo empezaron a buscar y presentaron una denuncia por desaparición de persona hasta que el lunes les avisaron que un joven con las características de Fernando había aparecido en el fondo de una barranca; al momento de tenerlo a la vista lo identificaron. Pidieron que el Ministerio Público realice las investigaciones correspondientes para que se aclare el caso.