Las deficiencias en su concepto y la inviabilidad de su conectividad son factores que han limitado el interés de las empresas e industrias por establecerse en el nodo logístico intermodal La Célula, proyecto que a la fecha no ha logrado concretar una sola inversión, ni siquiera con la firma de capital inglés EHS Projects.

Para la nueva administración estatal, el proyecto de La Célula se ha tornado complicado debido a que no existe "apetito real" por parte de las empresas, y aunque los hombre de negocios reconocen su ubicación, observan deficiencias en su logística y transporte.

El subsecretario de Promoción Industrial de la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico (Secotrade), Mario Mendoza Marichal, dijo que la distancia que el proyecto muestra con respecto a la ciudad de México complica su consolidación.

En entrevista con Intolerancia Diario, el funcionario estatal indicó que tras realizar un análisis del proyecto se observaron deficiencias desde el estudio de mercado, pues carece de sustento, lo que incide en el desarrollo de la infraestructura al considerar que el proyecto se basa en supuestos que nunca fueron validados.

Aseveró que no hay definición del modelo de negocio, lo que limita su comercialización e impacto en el sector privado, pese a eso aseguró que el proyecto forma parte de la cartera de promoción industrial.
Mendoza Marichal confirmó la existencia de una carta intención por parte de la empresa EHS Projects, la cual se gestionó desde la pasada administración gubernamental.

Pero, para el funcionario, dicha carta de intención sólo compromete la apertura de pláticas para conocer el proyecto, no así la planeación de una inversión que implique recursos, "esa carta existe pero no compromete ninguna de las partes a nada, es sólo una buena voluntad; las pláticas con los ingleses continúan pero van lentas", afirmó.

Con respecto a la negociación gestada con directivos de EHS Projects, el funcionario explicó que la finalidad era que la empresa comprará el predio para promover un plan de comercialización como parque industrial o como centro logístico, o bien negociar un esquema de participación público-privado mediante la cual el estado participará y a la vez obtenga ganancias.

No obstante, de dicha proyección a la realidad no existen avances importantes ante la falta de interés por parte de los propios inversionistas, considerando el nivel de competencia de otros parques industriales.

En este sentido, cabe destacar la proyección de parques como el ubicado en Silao, Guanajuato, donde se ubica una planta armadora de General Motors, considerada como empresa ancla para conformar la cadena de proveeduría que coloca al estado como líder en industria automotriz.

Un caso similar se observa con el parque industrial El Marqués en Querétaro, donde se ubica Bombardier, empresa ancla que ha impulsado la industria en la región generando una importante derrama económica y generación de empleos.

Bajo esta perspectiva, la Subsecretaría de Promoción Industrial planea atraer una empresa "fuerte" que consolide la formación de nuevas cadenas de proveeduría en diversos sectores productivos, como en su momento se obtuvo con la planta armadora de Volkswagen en el parque industrial Finsa.