Poblanos de todos los sectores cerrarán filas para la construcción del segundo santuario Guadalupano más importante de México, cuyas obras serán supervisadas por especialistas de las universidades Autónoma de Puebla (UAP) y Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), asesorados por el monje benedictino Fray Gabriel Chávez de la Mora, quien participó en la construcción de la basílica de Guadalupe en la ciudad de México.


Ayer, los campos del Seminario Palafoxiano fueron testigos de la presentación del proyecto para el que se podrían requerir cerca de 200 millones de pesos, producto de las aportaciones de los católicos. Cada donativo será vigilado por el Colegio de Contadores de Puebla.


En el evento se presentó a los integrantes del patronato, que será presidido por el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa y la vicepresidenta Coral Castillo de Cañedo; además, se integra el rector de la UAP Enrique Agüera Ibañez, así como el ingeniero Manuel Quintana Fernández.


Ante la presencia Martha Erika Alonso de Moreno Valle, así como la mamá del gobernador, Gabriela Rosas; los obispos auxiliares Eugenio Lira Rigarcía y Dagoberto Sosa Arriaga, Coral Castillo, presidenta de Cinco Radio, al hacer uso de la palabra recordó que el lema de este proyecto será "Mi santuario será tu casa".


Además, dijo que esperan hacer una hazaña para reunir los recursos para hacer realidad el proyecto, pues recordó el fervor guadalupano que existe en Puebla, donde en la feria guadalupana se concentran cada año más de 150 mil personas y la capilla del seminario es insuficiente.


Indicó que la última vez que los poblanos se reunieron para construir un gran templo fue en el siglo XVII con la catedral, y tardaron 74 años en edificarla, aunque en esta ocasión se espera que sea menos tiempo.


En un hecho histórico donde se olvidaron las diferencias ideológicas que había hace casi 40 años, el rector Enrique Agüera Ibáñez habló en el Seminario Palafoxiano, e indicó que Puebla requiere ‚Äîcomo lo dijo el gobernador Rafael Moreno Valle‚Äî de grandes proyectos, y uno de ellos es el Gran Proyecto Guadalupano.


"Además de ser un ejercicio de fe y congruencia, ya que la mayoría son creyentes guadalupanos, tiene que verse las implicaciones que traerá la construcción de este templo en materia turística, económica y cultural, ya que no solo servirá para la fiesta del 12 de diciembre", dijo.