Nueve largas jornadas (diez, si se toma en cuenta el partido pendiente contra Veracruz de la fecha 1) tuvieron que pasar para que Lobos BUAP encontrara la senda del triunfo y sumara el primer éxito de la campaña de la mano del chileno Jorge "Mortero" Aravena que tomó al equipo en la jornada siete y parecía no encontrar el rumbo.


Ayer, después de mucho buscarlo, el equipo de Lobos se agenció la victoria sobre un equipo de Mérida que ‚Äîsin muchas aspiraciones de por medio‚Äî llegó al Cuauhtémoc a ver qué encontraba. El resultado fue que en el primer tiempo ni Lobos ni Mérida brindaron un buen encuentro y el parcial a cero goles reflejó lo pobre de los primeros 45 minutos.


Para la parte complementaria, Lobos tuvo una mejor disposición en el terreno de juego y tras algunos avisos sobre la portería de Mérida, en el minuto 62 encontró el camino a la victoria con el pase que Miguel Ángel López envió de lado a lado para David Jiménez, quien entró por el costado derecho y de media tijera remató el balón de manera cruzada y batir la portería de Eder Patiño, quien se quedó parado ante la gran jugada.


A partir de ahí, Lobos BUAP se asentó por completo en la cancha y terminó por dominar el escenario, encontrando el segundo gol al minuto 73, cuando una triangulación entre Pablo Metlich y Miguel Ángel López se convirtió en un pase preciso del "Huachi" a segundo poste para Juan Manuel Sara, quien sin marca en el área chica remató a placer con la cabeza y prácticamente sentenció el juego.


Y es que en los siguientes minutos, Lobos dejó escapar una oportunidad importante de acrecentar el marcador cuando en el minuto 83, Miguel Ángel López remató en dos ocasiones a la portería de Mérida, pero el portero Eder Patiño aguantó a pie firme y terminó enviando el balón a tiro de esquina.


En contraparte, cerca del final, aprovechando la falta de aplicación de la defensiva, Mérida encontró el descuento 2-1 por medio de Lisandro Echeverría, por lo que los minutos de reposición se convirtieron en otro cierre dramático para Lobos que sudó para ganar su segundo partido de la temporada.