Colin Humphreys, de la Universidad de Cambridge, explicó que existen disparidades entre los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas en comparación con Juan, porque los primeros usaban un calendario más viejo que el judío oficial; según las concluciones del investigador, la fecha exacta de la última cena pudo ser el primero de abril, del año 33 "después de Cristo".

Esto podría significar que el arresto de Jesus, su interrogación y los juicios no ocurrieron en una sola noche.

En su nuevo libro, The Mystery of The Last Supper ‚ÄîEl misterio de la última cena‚Äî, el estudioso usa investigaciones bíblicas, históricas y astronómicas para localizar esta inconsistencia fundamental de los eventos previos a la muerte de Jesucristo.

Mientras que Mateo, Marcos y Lucas dicen que la última cena coincide con el inicio de las festividades judáicas del Pésaj ‚Äîcuando se rememora la huída de Egipto‚Äî, el evangelio según Juan ubica este evento antes del Pésaj.

"Esto ha controvertido a los escolares bíblicos por siglos. De hecho, hubo quien dijo que era el 'tema más espinoso del Nuevo Testamento'", explicó el académico a la BBC.

Huumphreys argumenta que el pueblo judio nunca se habrían confundido entre la cena del Pésaj y la de cualquier otra cena, y sugiere que Mateo, Marco y Lucas usaron un calendario judio más viejo ‚Äîadaptado del egipcio usado en los tiempos de Moises‚Äî en lugar del calendario lunar usado deurante ese tiempo.

"En el evangelio de Juan, él está en lo correcto al decir que la última cena fue antes del Pésaj, pero Jesus eligió hacer de su última cena un Pésaj al modo de los viejos calendarios"

De ser correctas estas suposiciones, la última cena tuvo lugar el miércoles 1 de abril del año 33 dC, de acuerdo al calendario estandar.

 

Traducción: Carlos Vázquez