Ayer en San Miguel Canoa se dio el banderazo para ampliar el padrón del programa Oportunidades 2011, en otras 42 mil familias, con el fin de sumar 550 mil familias poblanas tengan el beneficio alimenticio que les proporciona Sedesol federal.


El director general de Oportunidades, Salvador Escobedo Zoletto, estuvo en Puebla para anunciar la decisión de ampliar el padrón, por lo que desde San Miguel Canoa, 82 encuestadores iniciaron el levantamiento de un padrón de 160 mil encuestas para seleccionar 42 mil nuevas familias que tendrán derecho a la ayuda alimentaria y al pago de beca para los niños en edad escolar.


Al hacer un balance de las cifras sobre los beneficios que proporciona el gobierno federal, indicó que el impacto es para más de 2 millones de habitantes, ya que hay 485 mil familias que reciben ayuda para alimentos y una beca para los niños, además de que hay 25 mil apoyos del programa alimentario para personas que lo necesitan.


El gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, reconoció el apoyo del gobierno federal para ayudar al estado a combatir la pobreza alimentaria, por lo que celebró la decisión del director de Oportunidades para ampliar la cobertura, asimismo porque el equipo de encuestadores que suma 82 personas son gente que tendrán un empleo temporal, por lo que la derrama también será importante.


El mandatario señaló que a través de esta ayuda para la alimentación, la educación y la salud, se podrá reducir una parte de la pobreza, "el programa Oportunidades no tiene tintes políticos, no puede ser criticado porque representa el esfuerzo de muchos años, incluso de gobiernos anteriores y mejorado en la presenta administración".


Durante su visita a esta junta auxiliar, el gobernador Moreno Valle comprometió al presidente municipal, Eduardo Rivera, para emprender acciones que mejoren la calidad de vida de esta población, por lo que mejorarán el Centro de Salud.


Reiteró que para sacar de la desigualdad a comunidades como San Miguel Canoa es indispensable el trabajo de los tres niveles de gobierno, pero también de los habitantes para que entre todos puedan resolver los problemas de infraestructura que permita a la gente vivir en mejores condiciones.


Pobreza extrema
Pese a que se encuentra ubicada a 12 kilómetros de la capital poblana, San Miguel Canoa está en total abandono. Los habitantes de la junta auxiliar comentaron que la cantidad de carencias con las que viven son innumerables, aceptaron que ni Dios, ni las autoridades gubernamentales han tocado su comunidad.


Las diferencias entre casa habitacionales son abismales, mientras unos viven en casas de ladrillo repelladas de dos pisos, otros habitan en las barrancas con casas hechas de lámina. Asimismo, falta pavimentación en las calles los vecinos comentaron que sólo las avenidas principales están pavimentadas, mientras que las del interior están llenas de lodo por las lluvias, "se nos están deshaciendo".


En este sentido, comentó que las mujeres salen a Puebla a lavar ajeno o hacer labores del hogar mientras que los hombres se dedican a la albañilería; aseguró que son trabajos temporales porque cada 2 o 3 meses se acaban y tienen que volver a iniciar. Canoa y San Isidro (comunidad aledaña) están abandonadas. En algunas ocasiones traen leña a la ciudad para venderla pero cuando las autoridades los descubren los meten a la cárcel, "los encierran y luego los multan". 


El vendedor de botanas, aseveró que la mayoría de los hombres del pueblo migran a los Estados Unidos; sin embargo el miedo de ser "cachados" por las autoridades los está deteniendo en la zona, "algunos sí se arriesgan, pero otros le `sacatean¬¥".