El barrio de Xanenetla se embellecerá por segunda ocasión a través de la pinta de quince murales, que tendrán impregnados la esencia de los habitantes con la mezcla de la visión histórica de los diferentes artistas.


El colectivo Tomate desde hace un año trabaja en la reestructuración del barrio con la finalidad de volverlo un punto turístico importante para la ciudad.


Vica Amuchástegui Reynoso afirmó que ya han mantenido diversas pláticas con la Secretaria de Turismo para que integren al barrio en la folletería y en las recomendaciones turísticas de la ciudad, dada su importancia histórica. Asimismo, afirmó que potenciarán las artesanías que se realizan en la zona a través de diferentes establecimientos para que los visitantes conozcan no sólo el barrio, sino las costumbres del mismo.


Arturo, vecino de la zona, aseguró que el proyecto que inició desde hace seis meses con la primera etapa, al pintar catorce fachadas, es importante porque dignifica la zona y recupera las fachadas, que no eran atendidas por falta de recursos y la dejadez de los vecinos. Además, afirmó que ahora que la Comuna celebra los 480 años de la fundación de Puebla se debe poner especial énfasis en los barrios que forman parte de su historia.


Cabe señalar que las fachadas se recubren bajo la temática de quienes fuimos, somos y queremos ser; cada mural tiene impregnada la historia de los habitantes del hogar, pues si las personas a quienes les pintarán la fachada de su hogar no aceptan el diseño, no se realiza hasta llegar a un acuerdo con el artista.


Las integrantes de colectivo Tomate aseveraron que el proyecto está tomando mayor auge entre los colonos, ya que quienes se negaron a participar en primera instancia hoy permiten que sus hogares sean pintados. Comentaron que hasta que concluya la tercera etapa, que comenzará en los próximos meses, no dejarán al barrio; sin embargo resaltaron que la metodología que iniciaron en Xanenetla la quieren compartir en otros espacios, "por eso el proyecto se llama Puebla, ciudad mural y no Xanenetla, ciudad mural".


Asimismo, al cuestionarles sobre la fama de peligroso que caracteriza al barrio, Amuchástegui Reynoso aseguró que es un calificativo que se le quedó desde años a tras; sin embargo, negó que continúe la delincuencia en la zona. Sin embargo, argumentó que están en pláticas con la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal para que se implementen rondines a lo largo del día y en las madrugadas; en primera, para darle seguridad al turista que acceda a la zona, así como para conservar los murales.


Asimismo, comentó que instalarán comités de vecinos, que darán parte a las autoridades sobre cualquier acto anormal que observen y preserven tanto la zona como la seguridad. La integrante de colectivo Tomate negó que los murales fuera dañados por los graffiteros, ya que aseguró que los mismos vecinos se mantienen al pendiente de que no sean dañados. María de la Luz González, quien tiene en su fachada pintado un Árbol de la Vida, en el que ella es el árbol y en las ramas se vislumbran distintos pajaritos que representan a sus hijos, afirmó que el mayor daño que sufren los murales son los balonazos que les causan los niños al jugar futbol; sin embargo, aseveró que están pendientes para que no sufran desperfectos, "no graffitean, son niños que sólo juegan futbol".


Las obras


Ahora en el barrio están pintados 14 murales, entre los que destaca uno con cuatro muestras de papel picado en las cuales se concentran las fiestas más importantes para el barrio ‚ÄîNavidad, Carnaval, Día de Muertos, etcétera‚Äî; asimismo, en otro hogar está la muestra de cómo los niños imaginan al futuro, en éste participaron todos los infantes del barrio incluyendo a los del orfanato de la zona.


En los próximos murales, Alejandro Serrano pintará un mural con un San José "tropicalizado" con las características de los habitantes del barrio, pues el hogar que embellecerá forma parte del dispensario de la iglesia y quieren plasmar su actividad con un toque personal.


Por otro lado, Blanca Sánchez plasmará un proyecto en donde se integre la historia de los huehues para dar a conocer la identidad de los integrantes de la familia que baila año con año.