El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa hizo un llamado durante la misa Crismal a los sacerdotes a mantener una imagen ejemplar sin embargo reconoció que hay quienes lamentablemente la han manchado y ahora lo que el mundo reclama es la penitencia por los hermanos que han pecado,


El arzobispo de Puebla Víctor Sánchez Espinoza se refirió a los problemas actuales que enfrenta la iglesia católica por las recientes revelaciones sobre los abusos, e indicó a los sacerdotes de las diócesis que no todos respetan la castidad, sin embargo les pidió  que no tengan miedo de ejercer el sacerdocio.


Durante su homilía, el arzobispo advirtió que se ha manchado la imagen de la iglesia y en la mayoría de las ocasiones ha sido difamada injustamente.


Expresó a los ministros reunidos en la catedral a que reconozcan culpa y pecados pues lo que el mundo reclama es la penitencia por los hermanos que han pecado.


Ante más de 300 sacerdotes, entre ellos el arzobispo emérito  Rosendo Huesca, Víctor Sánchez lamentó este tipo de situaciones y escándalos que se han presentado pero aseguró que lo más importante es la convicción  de los ministros  para ejercer el ministerio.


El arzobispo dijo a los ministros católicos que sigan con el compromiso que asumieron cuando fueron ordenados, que es el de seguir siendo fieles a su vocación que difundan la palabra de Dios y apoyen a sus hermanos.


Posteriormente se realizó la bendición del ?ìleo de los Catecumenos que sirve para ungir a los que serán bautizados, su significado es que Jesucristo les dará la fuerza necesaria para enfrentarse a las tentaciones, mientras el ?ìleo de los Enfermos es para quienes padecen una enfermedad, o bien se encuentran en peligro de morir.


Agregó que este óleo representa que Jesús está con ellos en los momentos más difíciles, y es necesario que haya fe en él para salir adelante.


En tanto el Crisma que es una mezcla de aceite de oliva y especies aromáticas se usa para ungir a quienes han sido bautizados, pero además a los sacerdotes y obispos, esto para recordarles que tienen una misión que cumplir.


Durante la misa de bendición de los oleos y de renovación de las promesas sacerdotales, el arzobispo nombró canónigos al padre Mario Alvarado Bravo, padre Leonardo Tomás Gómez Vélez y al padre Jesús María Félix López González. Con estas designaciones el cabildo de la Catedral de Puebla, queda integrado por 16 canónigos.


Explicó que la principal función de los canónigos es rezar por el arzobispo y por toda la Arquidiócesis de Puebla, celebrar las funciones litúrgicas más solemnes en la Catedral, y velar por el cuidado de la misma y de sus anexos, así como cumplir aquellos oficios que el derecho o el arzobispo les encomiende.