El presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática, Miguel Ángel de la Rosa Esparza, consideró que será en el mes de junio cuando se de la renovación de la dirigencia estatal e indicó que hasta el momento son cuatro los perredistas los que han levantado la mano para ocupar su lugar.


De la Rosa Esparza declaró que él ya no seguirá al frente del partido ya que tienen proyectos personales y se requiere que llegue sangre nueva al partido para que este mantenga su crecimiento.


Comentó que los cuatro aspirantes son Jorge Téllez, Rigoberto Sánchez, David Gil y Enrique Iglesias, el primero empresario del área de la informática y los otros tres expresidentes municipales que hicieron un papel destacado.


El actual dirigente recordó que hace tres años, cuando tomó las riendas del partido, únicamente se tenían siete presidentes municipales y presuntamente dos diputados locales, los cuales estaban al servicio de otros intereses.


Declaró que ahora deja al partido con números negros ya que se tienen 22 presidentes municipales y tres diputados locales, uno de ellos ya presidió la mesa directiva para un período extraordinario.


Señaló que es el momento de dejar el paso a otro perredista que se comprometa a que el partido ya no sea un instituto político de elecciones o de conflicto ya que la gente hace tres años aplicó un duro castigo en Puebla.


Expresó que independientemente del trabajo del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas durante la campaña, se volvió a recuperar la confianza en el PRD que se había perdido en algunos municipios.


Añadió que además ya no se pensaba en ganar posiciones plurinominales sino en lo de mayoría, y esto fortalece al partido con miras a las elecciones de 2012 donde se espera ganar la presidencia de la república.


Indicó que ahora viene el siguiente paso será que el Consejo Estatal determine el método de elección del nuevo presidente, y la recomendación para evitar fisuras es que sean los mismos consejeros quienes lleven a cabo la designación.