Todo parece señalar que el consejero presidente del Instituto Estatal Electoral (IEE), Jorge Sánchez Morales, tiene aspiraciones para irse al Instituto Federal Electoral (IFE), ya que el próximo año concluirá su función y no hay condiciones para que pueda prolongar su estancia en el órgano electoral.

Sin embargo, el consejero presidente ha mostrado un desorden administrativo que ha puesto de cabeza a la institución, por la poca transparencia con que ha operado el presupuesto y el Congreso lo ha tenido que limitar, además de que la Secretaría de Finanzas lo tiene "en la mira".

Aunque son válidas sus aspiraciones, "imagínense que desorden llevaría allá, en el caso de que los dioses lo protegieran", señaló José Alarcón Hernández, representante del PRI ante el IEE.

Irritado porque se han quedado rezagadas las actas de las últimas sesiones del consejo general, con el pretexto de que no hay personal por el recorte que han sufrido, José Alarcón señaló que en el supuesto de que el presidente del IEE quisiera irse al IFE, sería un grave error, el cual no deben permitir.

"Ojalá los consejeros federales no se dejen sorprender ni adular sobre eficiencias jurídicas, que al menos en el consejo general de Puebla no se han visto y que la actuación del consejero ha dejado mucho que desear, lo que ha generado desconfianza", por lo que indicó que no se le permitirá al menos su permanencia.

José Alarcón dijo que no se opone a que haya una reforma a la ley electoral, pues siempre debe mejorarse y adecuarse a las nuevas circunstancias de evolución que exige la ciudadanía, por lo que su partido (PRI) cuando el Congreso abra una convocatoria hará propuestas, incluyendo algunas normas para los consejeros.