El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa) exigirá a las nuevas autoridades estatales una investigación y fincar responsabilidades sobre quien resulte responsable o responsables en relación a la gran cantidad de medicamentos caducos desechados en los últimos seis años por la Secretaría de Salud.

El organismo no gubernamental Vida Plena Puebla levantó la voz por el desperdicio de retrovirales que podrían ser utilizados para contagiados del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), al señalar que es incongruente que habiendo desabasto se tiren medicamentos.

Según un informe de la dependencia solicitado por Intolerancia Diario mediante la ley de acceso a la información, reveló que desde el 2005, en promedio cada año se han desechado más de un millón de pesos en medicamentos, aunque en 2010 la cifra disminuyó a menos de 100 mil pesos.

Lo grave de la situación no es la cantidad de dinero desperdiciada, sino que los medicamentos indispensables no llegan a pacientes con enfermedades crónicas como diabetes, insuficiencia renal, Sida, entre otras.

La exigencia

El Sntsa hará la petición este martes durante una junta de gobierno, luego de lo revelado por Intolerancia Diario, así lo informó en entrevista Malco Ramírez Martínez, exlíder de la Sección XXV del Sntsa y actual secretario Nacional de Conflictos de dicho organismo.

Quien fuera líder sindical durante el sexenio pasado, afirmó tajante que como sindicato no estaban enterados de tal desperdicio de medicinas, por lo que ahora solicitarán al secretario de Salud, Jorge Aguilar Chedraui, interactuar para que no se deseche tanta medicina.

"Podemos trabajar entre el sindicato, la secretaría, incluso con asociaciones civiles y sociales o la iniciativa privada, en lugar de que tiren los medicamentos se pueden ofertar a instituciones privadas antes de que caduquen."

Manifestó que solicitarán a la dependencia estatal que vayan creando inventarios electrónicos para saber cuánto medicamento tienen en almacenes y que una vez que un médico prescriba algo comprueben su existencia en el hospital.

Manifestó que existe aproximadamente 30 por ciento de desabasto de medicamentos en la actualidad, sobre todo falta de antibióticos, para el dolor o fiebre, por lo que es incongruente tanta pérdida.

"El llamado es para que se revisen los almacenes, y en esos meses ver dónde se pueden colocar (los medicamentos)", comentó.

‚Äî¿Pedirán alguna investigación por el mal manejo de medicinas?

‚ÄîClaro, haremos mañana (hoy) el llamado en la Junta de Gobierno que tenemos.

VIH-SIDA, desperdicio de retrovirales

Por su parte Onán Vázquez, presidente de Vida Plena Puebla, organismo civil dedicado a defender los derechos de las personas que viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), o con Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), indicó que es lamentable que se desperdicien de esta manera los recursos.

Y es que el informe proporcionado por la Secretaría de Salud reveló que el 1 de abril de 2008 caducaron 201 frascos con 180 cápsulas de 400 miligramos de Indinavir, retroviral utilizado por lo general en pacientes con Sida.

El costo de cada frasco es de 956 pesos, lo que generó un desperdicio de 192 mil 208 pesos con 26 centavos.

Asimismo, para el 1 de junio de ese mismo año caducaron y se desecharon ocho frascos con 120 cápsulas de 250 miligramos de Tipranavir, otro retrovital utilizado en casos de Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), con un costo de 5 mil 25 pesos cada uno.

Justamente en enero de 2008, pacientes con Sida acusaron un desabasto de medicamentos indispensables en sus tratamientos.

Para el activista Onan Vázquez es incongruente que se tiren medicamentos mientras existe un desabasto, sobre todo al inicio de cada año.

"Nosotros hemos sabido de gente que vive con Sida y quienes han enfrentado esos problemas del desabasto de medicamentos; definitivamente eso es muestra de que el sistema de distribución está fallando, es incongruente que haya esta situación si sabemos que hay mucha gente que no tiene acceso a servicios de salud o a esos retrovirales", expresó.

Recordó que de acuerdo a los datos de la organización que representa, por cada persona que padece VIH hay otros cuatro que no lo saben. "Nosotros sabemos que los servicios de salud han tenido que pedir retrovirales a otros lados.

"Existen mecanismos de captura del programa Salvar, el cual calcula el número de personas que tiene VIH y qué tratamiento deben tomar para que no haya faltantes, pero sí hay fallas, definitivamente se compra en exceso en algunos casos y no llega al paciente en otros."

Por lo tanto hizo un llamado a las nuevas autoridades: "desde que comenzó este gobierno hemos tratado que todos los problemas se traten de solucionar, porque el consejo estatal (Coesida) no es operativo.

"Pedimos a las autoridades encabezadas por el gobernador Rafael Moreno Valle que haya más compromisos; (con) los miembros del gobierno anterior no teníamos capacidad de maniobra o vigilancia de estas situaciones", dijo.

"Que sea operativo, que tenga reglamento, no que ahora nos limita para que haya vigilancia ciudadana, que verdaderamente el gobernador asista por lo menos una vez al año a la reunión para que sepa lo que realmente está pasando."

Comentó que en el sexenio anterior, Mario Marín Torres jamás asistió a estas reuniones a pesar de ser el presidente honorario de Coesida, donde el estatuto marca que debería haber asistido al menos una vez al año.

"Esperamos que ahora el gobernador Rafael Moreno Valle cumpla con esta obligación para encabezar una reunión", dijo.

Finalmente detalló que en la creación del Coesida, mediante un decreto en su artículo 8, señala que los miembros del consejo deberán reunirse por lo menos cuatro veces al año en sesión ordinaria y en extraordinaria cuando la urgencia de un asunto así lo requiera.

"Un asunto como el de los medicamentos desperdiciados por su caducidad lo requiere, es urgente una reunión para saber qué pasó, ya que ha habido desabasto en los Centro de Atención para Personas que viven con VIH (Capacyts)."

***

Pérdidas

  • 2005   1 millón 207 mil 955 pesos
  • 2006                484 mil 610 pesos
  • 2007                547 mil 302 pesos
  • 2008                678 mil 675 pesos
  • 2009   1 millón 410 mil 360 pesos
  • 2010                  95 mil 289 pesos
  • 2011*                16 mil 525 pesos

*Enero, febrero y marzo