Puebla y Tlaxcala comenzaron el rescate de los ríos Zahuapan y Atoyac teniendo el apoyo financiero de la Comisión Nacional del Agua. Además el gobierno del estado anunció la aplicación de mil 700 millones para emprender la segunda etapa de modernización de las cuatro plantas de tratamiento de aguas residuales.

El rescate de los ríos Zahuapan-Atoyac será una realidad a partir del convenio que suscribieron de manera formal los gobiernos de Tlaxcala y Puebla, con el propósito de limpiar hasta 3.5 metros cúbicos por segundo de aguas residuales que corren por las riberas para que tengan un tratamiento adecuado y se rescate el lago de Valsequillo.

Los gobernadores de Puebla, Rafael Moreno Valle y de Tlaxcala, Mariano González Zarur, así como el director de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege Tamargo, desde Barranca Honda ‚Äîen la zona limítrofe de los dos estados‚Äî firmaron el convenio donde a través del cual el gobierno federal "bajará" los recursos federales que sean necesarios para emprender esta magna obra, que será modelo y la primera sobre rescate de cuencas hidrológicas, dijo el titular de la Conagua.

"El compromiso para el rescate de los ríos Zahuapan y Atoyac, además de retirar basura, escombro, desechos y llantas, será emprender un programa de plantas de tratamiento que deberán funcionar tanto las de las empresas como las de los ayuntamientos. La operación de las plantas tiene que ser de alta calidad.

"Tienen que ser plantas de calidad y de larga duración, hay 15 proyectos de plantas por construir del lado de Puebla, además de la inversión de mil 700 millones de pesos para la segunda etapa de modernización de las cuatro plantas de tratamiento que tiene SOAPAP y que opera la empresa francesa Degrémont."

Durante la ceremonia de arranque, los gobernadores de Puebla y Tlaxcala, Rafael Moreno Valle y Mariano González, coincidieron en señalar que además de la buena voluntad y la disposición de los gobiernos de los dos estados se tiene la colaboración de la iniciativa privada, con el fin de que las empresas instaladas a lo largo de los ríos puedan activar, componer o instalar sus plantas de tratamiento, ya que no podrán más verter aguas sin tratamiento.

Agradecieron la ayuda de los Congresos locales para hacer las adecuaciones legales a las leyes de aguas, con el propósito de establecer normas para hacer posible este trabajo de "mucho tiempo" para lograr la recuperación de los mantos freáticos.

Necesaria, inversión privada

Luege Tamargo y el gobernador Moreno Valle coincidieron en señalar que para el éxito del proyecto será necesaria también la participación de la iniciativa privada, para que participen no sólo "lavando las aguas de sus empresas, sino haciendo inversiones para los proyectos de rescate, por lo que hay esquemas como el de PPS, que permite la inversión del capital privado en proyectos gubernamentales".

Por eso llamaron al sector privado a poner los ojos en proyectos sustentables que les permita contribuir al rescate de los ríos y tener un mejor medio ambiente para las generaciones que vienen.

La culpa

Rafael Moreno Valle reconoció que en Puebla 400 empresas y varios ayuntamientos descargan aguas negras sobre el Atoyac, "sólo hay 131 plantas de tratamiento, de las cuales no todas funcionan ni todas operan. Ya no importa cuándo y quién las instaló, lo que es necesario es que operen y que se tenga un seguimiento".