En una larga gestión que duró once años, la ciudad de Zacatlán es declarada Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo del gobierno federal, por lo que se realizará una gran ceremonia a la que ya confirmó su asistencia Gloria Guevara Manzo, secretaria de Turismo del gobierno federal.


Para lograr este nombramiento y colocar a Zacatlán en la lista de los 40 municipios reconocidos como pueblos mágicos, tuvo que pasar poco más de una década ya que fue necesario realizar trabajos de rehabilitación arquitectónica, además del retiro de cables de luz y telefonía, de mejorar los edificios públicos y de homologar colores en fachadas de las principales calles.


Fue en la administración municipal de José Luis Márquez, en el año 2000, cuando se hizo la solicitud para reconocer a Zacatlán como Pueblo Mágico, pero después de una evaluación federal se les dieron recomendaciones a las autoridades locales para que emprendieran el mejoramiento del municipio.


Actualmente sólo Cuetzalan del Progreso está reconocido con dicha categoría desde 2002, sin embargo hace dos años estuvo a punto de perder la categoría por que la calidad de los servicios había mermado.


Los objetivos del programa Pueblos Mágicos tienen alcances muy amplios, entre otros, resaltar el valor turístico de las localidades para estructurar una oferta turística innovadora, que atienda una demanda naciente de cultura, tradiciones, aventura y deporte extremo en escenarios naturales, o lo más simple, la única cotidianidad de la vida rural.


Ser un Pueblo Mágico es tener atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, es decir, magia que emana en cada una de sus manifestaciones socioculturales, y que significan una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico.


Actualmente Zacatlán recibe una gran cantidad de turistas, unos de paso y otros que pretende atrapar para que puedan descubrir los lugares tradicionales como es el valle Piedras Encimadas, caídas de agua, bosque y áreas donde se puede realizar ecoturismo.


***


Es leyenda


Ser un Pueblo Mágico es tener atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, es decir, magia que emana en cada una de sus manifestaciones socioculturales, y que significan una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico.



Única joya


Sólo Cuetzalan del Progreso está reconocido con dicha categoría desde 2002, sin embargo hace dos años estuvo a punto de perder la categoría por que la calidad de los servicios había mermado.