Pérdidas económicas de hasta 50 por ciento registraron los restaurantes de la capital poblana, ante la disposición de mantener "Ley Seca" durante el proceso electoral en las juntas auxiliares del pasado domingo, situación que afectó el cierre de ventas en la temporada vacacional de Semana Santa.

Poco más de diez industriales restauranteros manifestaron su molestia e indignación, porque la buena venta que esperaban en el puente largo y vacacional de Semana Santa no se logró debido a esta medida gubernamental.

Cabe recordar que el pasado domingo, el gobierno estatal decretó "Ley Seca" ante los comicios electorales en las juntas auxiliares del estado, situación que incidió en las ventas de restaurantes y comercios.

Ante esta situación, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) exhortó a las autoridades a realizar los ajustes necesarios en la legislación a fin de que en procesos electorales no se decrete "Ley Seca", pues las afectaciones son graves principalmente para la industria restaurantera en temporada turística.

De acuerdo con datos proporcionados por la Canirac Puebla, las ventas de los restaurantes mostraron un descenso de 50 por ciento, ya que su facturación pasó de 20 mil a 10 mil pesos el pasado domingo, y en algunos otros casos disminuyó de 40 mil a 20 mil pesos.

El presidente de la Canirac de Puebla, Luis Javier Cué de la Fuente, informó que las ventas se vieron impactadas durante las 24 horas del pasado domingo 24 de abril, principalmente en restaurantes del centro histórico, así como en colonias aledañas a algunas juntas auxiliares.

Tal afectación también estuvo presente en los corredores gastronómicos de la avenida Juárez y Huexotitla, donde el sábado y domingo se cayeron las ventas de forma drástica, considerando que durante la semana vacacional, el nivel de comercialización alcanzó una tasa de 60 por ciento.

Ambulantes afectan ventas e imagen

Cué de la Fuente señaló que no conforme con las bajas ventas por la Ley Seca, los negocios ubicados en la zona del Calvario se vieron mayormente afectados por la proliferación de ambulantes.

En este sentido, calificó como un exceso y una mala planeación la decisión del Ayuntamiento de Puebla al haber otorgado mil 800 permisos de puestos de comida en la zona.

Ante este escenario, el dirigente empresarial hizo un llamado a la autoridad estatal para que durante la Feria de Mayo no se permita la instalación de ambulantes ni de puestos de comida a fin de evitar que la formalidad se derrumbe cuando es la que paga impuestos y genera empleos.

Por último, dijo que es necesario analizar el otorgamiento de permisos a ambulantes, considerando que la imagen de la ciudad se podría ver afectada, además de que contrastaría con el magno evento que se pretende posicionar en un marco nacional e internacional.