El diputado local del Partido del Trabajo (PT), Zeferino Martínez, consideró que aún falta mucho camino por recorrer en el tema de la Ley Orgánica del Congreso local, pues desde el primer período de sesiones se está trabajando en la materia; además, estimó que en la iniciativa hay graves retrocesos, como un capítulo de ética parlamentaria que representa un “bozal para los diputados”.

El legislador petista reveló cuáles han sido los obstáculos para una nueva ley orgánica del Congreso:

“El asunto de la Ley Orgánica ha sido el tema más quisquilloso que tenemos aquí en el Congreso; es decir, se apostaba a que desde el primer periodo hubiera avances en el tema no ha habido avances, porque en la primera propuesta que se estuvo trabajando desde la Gran Comisión —desde los coordinadores de grupo parlamentarios—querían que se legislara con mucha ignorancia. El PT fue el que les hizo ver que no podía ser una reforma al vapor, porque eso implicaba que cualquier estudioso de la constitucionalidad, si revisaba la reforma, nos podía echar abajo.

”Nos escucharon porque teníamos la razón, porque en ninguna parte de la República, ni en la Constitución, está contemplada el asunto de las coaliciones parlamentarias (…) Nunca se pudo tener elementos para transitar ese tema, hubo otros temas ahí que quizás estuvieran avanzados, pero fundamentalmente en el asunto de las coaliciones parlamentarias no hubo formas de fundamentar la reforma, y ahí se entrampó el asunto. Nosotros planteamos que hay que dar la representatividad a todas las fuerzas políticas en el Congreso, hasta ahí íbamos transitando”.

Martínez señaló que se ha menospreciado la presencia de los partidos en desarrollo en la reforma a la Ley Orgánica del Congreso:

“Después, en el segundo periodo se salió con otra propuesta que estaban trabajando el PRI y el PAN, donde nosotros no estuvimos de acuerdo porque menospreciaba la presencia de los partidos en desarrollo como el nuestro, y claro que nosotros lo decimos con mucha claridad: el Partido del Trabajo —cuando menos en esta legislatura— debería tener cuatro diputados, y eso nos permitía estar en las reglas de lo que ellos planteaban. Aunque nosotros no estuviéramos de acuerdo con la propuesta que estaban haciendo, si ellos también respetaban la capacidad de los partidos, adelante; sin embargo, si no se respeta lo que tiene realmente cada partido en las urnas, entonces hay muchos temas que no pueden transitar porque primero tenemos que encontrar cómo hacemos que se respete la representación de los partidos en este Congreso.”

Apunta que la Reforma Electoral dejó pendiente el tema de la sobre-representación:

“Eso no tiene que ver con una reforma al Código Electoral, no han querido profundizar. Ahí quedo pendiente y el sistema que tenemos se agota. Nosotros decimos que hay distritos pequeños como el de Tepexi, y grandes como el de Atlixco, pero no hay una representación equitativa.

”Como parte de esos argumentos, nos preguntamos cómo vamos a discutir que los partidos tengan cierta cantidad de diputados en la Junta de Coordinación o en la Gran Comisión, si no se respeta realmente la representación de los partidos. Por eso no podemos aceptar una propuesta de ese tipo, donde se plantea una representación mínima para que se puedan formar grupos parlamentarios.

”Entonces, ese requisito vale si se respetara realmente lo que logra cada partido del mundo, pero mientras no se respete no podemos estar de acuerdo. Hay otros temas ahí en los que el Partido del Trabajo no ha ido en acuerdo, tan es así que el PT está inconforme, o no está de acuerdo con que Nueva Alianza, el Verde Ecologista tengan representación, aunque ellos tenga tres diputados, pues tampoco es claro que esa sea realmente su representación.

”(…) Nosotros no sabemos cómo le vaya a cada partido político en el próximo proceso electoral, pero hay que meter al PRD al Verde Ecologista, y Convergencia, quienes tampoco están muy seguros de poder aceptar esta responsabilidad que está planteando el PRI y el PAN, fundamentalmente”.

El diputado petista se mostró inconforme con la propuesta de la nueva Ley Orgánica del Congreso, en la que se incluye un capítulo de ética parlamentaria, lo que considera es un “bozal”:

“Nosotros estamos de acuerdo en que a los diputados no se les puede poner bozal y jalarles la rienda cada vez que ponen un código de ética que se pueda probar, porque desde el punto de vista del PAN o del PRI, quisieran que en este Congreso los diputados nos volviéramos religiosos, y que antes de entrar a una iglesia nos pudiéramos persignar. Los del PT no estamos de acuerdo con ese tipo de éticas. Yo creo que entre más libertad tengan los ciudadanos para expresarse, será algo que le convenga a Puebla, mientras que andarle tapando la boca a la gente o ponerle bozales, es lo menos correcto. Algunos diputados creen que buscando establecer reglas que nos den ‘actitudes más finas’ en el Congreso, se va hacer mejor el trabajo. Quieren que seamos más ‘finos’, que agachemos la cabeza.”