En el último epidodio Diablos marca dos carreras para darle un duro golpe a Pericos