El inicio de Jaguares es agobiante, Puebla guanta atrás para contragolpear