Puebla aguanta atrás para el contragolpe.