Enrique Núñez

El director de Comunicación Social del Gobierno del Estado de Puebla, Sergio Ramírez Flores, confesó que acudió junto con su estructura al encuentro partidista organizado el sábado pasado en apoyo al aspirante panista a la presidencia de la República, Ernesto Cordero Arroyo, en su calidad de funcionario público al servicio del Ejecutivo del estado, Rafael Moreno Valle, con lo cual habría violado los artículos 134 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, 347 fracción D del Código Federal de Instituciones y Procesos Electorales, y el 50 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos de esta entidad.

Mediante lo que pretendió ser una carta aclaratoria hacia este medio, el vocero de la administración estatal terminó por reconocer que utilizó su estructura en un acto partidista a favor del aspirante del PAN a la presidencia y secretario de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, quien el pasado sábado se reunió con más de tres mil simpatizantes del Partido Acción Nacional (PAN), evento realizado en el Centro Expositor de Puebla que se localiza en Los Fuertes.

En la carta enviada por Ramírez Flores a este medio, rubricada por su firma y en papel con el logotipo oficial del gobierno de Puebla, Ramírez Flores a la letra dice: “Mi asistencia y la del personal de la DGCS a dicho acto, obedece a nuestra obligación legal contemplada en el artículo 1 del decreto del 25 de julio del presente año, que adiciona y modifica obligaciones para la DGCS y el cual menciona: La DGCS del Poder Ejecutivo del Estado es una unidad administrativa adscrita al Ejecutivo del Estado cuyos objetivos son los de coordinar, asesorar, DAR APOYO TÉCNICO y auxiliar al Poder Ejecutivo del Estado en el área de Comunicación Social.

”Nuestro cuerpo legal deja en claro que el titular del Poder Ejecutivo es el C. Gobernador Constitucional Rafael Moreno Valle, por lo que mi presencia y la de mi equipo se realizo con estricto apego a la normatividad vigente para darle el mismo apoyo técnico en materia de comunicación social.”