El descontento crece entre los afiliados al ISSSTE. En la clinica de la CAPU, los inconformes piden a gritos sus medicinas.

Las autroridadesen turno evitan a los quejosos.