Más de 25 por ciento de los elementos de Seguridad Pública Estatal (SSPE) reprobaron desde que se aplican las pruebas de confianza en 2010, mientras que la Procuraduría General de Justicia (PGJ) ha evaluado a más de 2 mil elementos y funcionarios, aunque ni uno solo ha sido dado de baja.

Por lo tanto, solo fue evaluada menos de la cuarta parte de los elementos de Seguridad Pública que dependen del gobierno estatal, ya que se contabilizaron mil 244 exámenes de más de 7 mil que conforman los distintos cuerpos policiacos de la PGJ y la SSPE.

Lo anterior, según respuestas solicitadas por Intolerancia Diario mediante la Ley de Acceso a la Información a las dependencias de gobierno como el Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP) y la PGJ, encargadas de realizar dichos trámites.

La respuesta del CESP fue más explícita y detallada, bajo la solicitud foliada con el número 249611, de fecha 8 de julio del 2011, y con fundamento en lo dispuesto por el artículo 37 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Puebla. Mientras que la PGJ respondió escuetamente y evadió dar la información del número de funcionarios o elementos policíacos no aprobados, a pesar de que la solicitud bajo el folio 00249711 pide esos detalles.

Policías estatales

Según la información en poder de Intolerancia Diario, desde febrero a julio —tiempo que lleva trabajando la administración de Rafael Moreno Valle— fueron examinados 747 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.

Del total de uniformados, reprobaron los exámenes 135 elementos y aún están a la espera de los resultados de otros 237 policías.

En el historial proporcionado, desde 2010 se han evaluado a mil 244 elementos de la corporación, de los cuales 357 han salido con resultados no aprobatorios.

La dependencia informó mes con mes los resultados, destacando que al principio de la realización de los exámenes de confianza los índices reprobatorios eran demasiado elevados, ya que llegaban de un 50 hasta un 80 por ciento de los reprobados.

Por ejemplo, en febrero de 2010 se les aplicó el examen a ocho elementos, cinco salieron no aprobados; en marzo del mismo año otros nueve elementos fueron examinados y siete reprobaron.

Para mayo, 46 uniformados fueron evaluados y 35 de ellos reprobados; en junio, 23 fueron examinados y 16 reprobados; en agosto, a 56 policías les aplicaron las pruebas, de los cuales, 47 fueron reprobados.

Para septiembre de 2010, 66 fueron evaluados y 20 reprobados; para octubre, la tendencia fue bajando, ya que de 71 evaluados, solo 11 reprobaron y en noviembre de 75 exámenes, solo seis resultaron no aprobados.

En diciembre fueron examinados 64 uniformados, de los cuales 10 reprobaron y al final de la administración de Mario Marín Torres, en el mes de enero, se evaluaron a 79 más, de los cuales solo siete reprobaron.

Al iniciar el gobierno de Rafael Moreno Valle, en el mes de febrero fueron 61 los uniformados pasaron a examinarse, de los cuales solo seis resultaron mal calificados; en marzo, de 117 examinados solo cinco no aprobaron.

En mayo fueron 136 los policías que hicieron la prueba y 44 de ellos reprobaron, mientras que en junio el promedio casi alcanzó un 50 por ciento de reprobados, ya que de 196 uniformados evaluados, 80 reprobaron el examen de confianza.

Cabe destacar que en enero 2010 nos e aplicaron exámenes debido a que el Centro de Evaluación y Control de Confianza comenzó a funcionar hasta febrero de dicho año.

Asimismo, en abril de 2010 no aplicaron pruebas debido a que no hubo evaluaciones en este mes para la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.

Llama la atención que para abril de 2011 aún están los resultados en proceso de 58 pruebas, porque las evaluaciones aun no han arrojado personal no aprobado.

“En julio 2011 se expresa resultados en proceso porque aun se están calificando las evaluaciones practicada el mes pasado”, se explica en el documento.

La dependencia además informó que el procedimiento de calificación de las evaluaciones de control de confianza no son solo para la SSPE, sino para corporaciones municipales y también para la PGJ, por lo que la carga de trabajo dificulta resultados inmediatos.

“Ahora bien, respecto de la bajas, este Consejo Estatal de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública no está facultado para ordenar bajas de personal no aprobado, ya que esto corresponde a cada corporación conforme a sus procedimientos de depuración”, se informó.

La PGJ, hermética

Contrario a lo informado a detalle por el CESP, la PGJ a cargo de Víctor Carrancá Bourget, respondió escuetamente sin proporcionar lo solicitado bajo el folio 00249711.

Las preguntas solicitadas mediante la ley de acceso a la información son claras: “¿A cuántos elementos y funcionarios se han aplicado pruebas de confianza desde 2005 a la fecha? ¿Cuántos han reprobado y por ende han sido dados de baja? y Favor de desglosar por mes y por dependencia, área o corporación”.

La respuesta de la dependencia es la siguiente: “Con fundamento en lo dispuesto en los artículos 8 y 37 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Puebla y en atención a su amable petición con folio 00249711, le informamos que en los registros de esta dependencia únicamente se cuenta con datos correspondientes a los años 2009 y 2010 que se detallan a continuación:

“Durante 2009 se evaluaron a 343 servidores públicos. En 2010 se efectuaron 1,767 evaluaciones a servidores públicos.

”Asimismo, le informamos que las evaluaciones de control y confianza reflejan un resultado de aptitud del servidor público, por lo que el concepto de ‘reprobar’ no aplica para este fin”, señaló la Unidad de Acceso a la Información, muy contrario a lo informado por la CESP.

“Finalmente, a la fecha no se tiene registro de baja por este motivo. Atentamente: Unidad Administrativa de Acceso a la Información de la PGJ”, se concluye en los párrafos entregados como respuesta.

El discurso

El pasado 23 de mayo del 2011 el secretario general de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, aseguró que cumplió con la evaluación de pruebas de confianza en tiempo y forma.

Fernando Manzanilla aseguró a distintos medios que habían concluido la presentación de los exámenes de control de confianza que aplica el Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP).

Sin ofrecer detalles de las fechas y cuáles fueron las últimas evaluaciones presentadas en México, señaló que cumplió en tiempo y forma con el CNSP.

Cabe recordar que el 28 de enero de 2011 —a unos días de que iniciara la actual administración de gobierno— Ardelio Vargas Fosado, actual secretario de Seguridad Pública, aseguró haberse sometido a la prueba de antidoping, con lo que pretende poner el ejemplo a los mandos policiacos de la entidad, ya que su intensión es que una vez que tome posesión en su nuevo cargo, se someta a todos al mismo examen.

Según consta en notas periodísticas, explicó que el objetivo es que se limpien las corporaciones de ‘malos’ uniformados; en primer lugar, para comenzar a recuperar la confianza de la ciudadanía y disminuir los índices de corrupción.

“Empezamos con el secretario (las pruebas de confianza); yo ya me sometí a una prueba de control de confianza, y como he trabajado en áreas muy complicadas y delicadas, en mi vida al menos me he sometido a diez pruebas”, resaltó.

También garantizó que todo aquel policía que demuestre hacer bien su trabajo sería incorporado al Mando Único Policial; en caso de que éste proyecto del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa se concrete en Puebla.

Insistió que esa iniciativa sería viable, ya que todos los elementos serían a las ordenes de una sola persona, lo que daría resultados positivos en el combate contra la delincuencia del fuero común y organizado.

Apenas el 2 de junio pasado, el subprocurador de Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad de la Procuraduría General de la República (PGR), Juan de Dios Castro Lozano, en visita a Puebla señaló que el estado cumplió con los exámenes de confianza a mandos medios y superiores de las fuerzas de seguridad.

Según consta en una nota de Notimex, dijo que todos los estados de la República Mexicana tienen infiltración del crimen organizado, pero Puebla tiene la ventaja que sus mandos medios y superiores ya aprobaron las pruebas de confianza.

En torno al número de quejas ciudadanas contra agentes o elementos de diversas corporaciones encargadas de resguardar la seguridad pública, dijo que el mayor número se concentra en el estado de Michoacán.

Refirió que los estados donde hay mayor delincuencia y crimen organizado, donde entran los agentes federales de investigación, es donde el número de quejas ciudadanas es mayor.

“El problema no es que desaparezca a cero el crimen organizado ni la delincuencia, sino a niveles que se dan en todos los países. Nunca desaparecerán las infracciones a la ley, porque el uso de la libertad del individuo les permite hacer el bien o el mal y tienen que afrontar las consecuencias del castigo del Estado", dijo. Subrayó además que la crisis de valores, más allá de la crisis económica, está llevando a la gente a delinquir.

Indispensables

El secretario de la Comisión de Seguridad Pública en el Congreso del Estado, Filiberto Guevara González, señaló que para erradicar la corrupción en los cuerpos policíacos es indispensable la aplicación de las pruebas de confianza.

Sin embargo, acusó que a los presidentes municipales han mostrado falta de interés para aplicarlas, por lo que demandó a los ediles llevar a cabo los procedimientos para evitar la delincuencia dentro del mismo gobierno.

“Debe ser prioridad para los 217 presidentes municipales, pero lamentablemente la mayoría de ellos, ya sea por omisión o desinterés, no las llevan a cabo.”

Asimismo, el legislador por Izúcar de Matamoros consideró pertinente que las pruebas de confianza también se apliquen no sólo a los policías, sino a los propios titulares de las secretarías de Seguridad Pública y los respectivos comandantes.

De acuerdo con el expresidente municipal de Izúcar de Matamoros y actual diputado priista, eso garantizará que los mandos policíacos que están al frente de los municipios no estén vinculados con el crimen organizado.

Informó que son pocos los alcaldes que han integrado sus Consejos de Seguridad Pública y Protección Civil, lo cual es prioritario para salvaguardar la integridad de los poblanos de sus respectivos municipios.

Por lo anterior, los conminó a que asuman su responsabilidad y establecer las estrategias de seguridad pública, pues “deben abordar con más rondines, con más movimiento, no tener paradas sus patrullas y sus motos, tener movimiento, que vea la delincuencia que hay movimiento”.

¿Qué es la prueba de confianza?

Las pruebas de control de confianza son exámenes que realizan tanto autoridades federales, estatales como municipales que se aplican a las personas que deseen ingresar o trabajen en las corporaciones se seguridad.

Se aplican exámenes toxicológicos y pruebas del entorno social, en los que buscan saber qué educación tuvo el elemento, de qué familia viene, si ha estado metido en problemas legales y el psicológico para detectar problemas de personalidad o agresividad.

Es una entrevista que se graba para fines de control interno, donde se pregunta sobre las actividades que realizaba antes de querer ingresar a la corporación y después otra persona con la misma información proporcionada, se le interroga para saber si es confiable o solo habla por hablar sin bases ni fundamento alguno. Desde febrero a julio —tiempo que lleva trabajando la administración de Rafael Moreno Valle— fueron examinados