Estados Unidos no tiene llegadas de peligro; por su parte, México se ha acercado más a la portería estadounidense.