Estudiantes hondureños continuaron hoy sus protestas contra la privatización de la educación, fortalecidas por la toma de institutos de nivel medio, y pese a la represión ejercida por la policía para desalojarlos.

Las protestas estudiantiles contra la privatización de la educación se realizaron este viernes en todas las ciudades del país.

En El Progreso, departamento de Yoro, en la costa norte, los estudiantes tomaron por segundo día el puente La Democracia, donde la policía golpeó a los estudiantes con sus toletes, denunció Dunia Montaya por emisoras locales.

El Frente Amplio de Resistencia (FAR) dijo este viernes en Tegucigalpa que “instituto que sea desalojado por la policía, mañana será tomado”.

Militares y policías rodean varios centros de segunda enseñanza en Tegucigalpa para evitar que sean tomados por los alumnos, por lo que esta paralizada la educación en el sector oficial.

El presidente del Colegio de Profesores de Educación Media (Copem), Jaime Rodríguez, dijo que el sector de los educadores apoya la lucha que libran los estudiantes contra la pretensión del gobierno del presidente Porfirio Lobo Sosa de privatizar la educación oficial.

El proceso de privatización de la enseñanza se realiza desde el seno del Congreso Nacional, cuyo presidente Juan Orlando Hernández aspira a ser candidato presidencial por el gobernante Partido Nacional a las elecciones generales de noviembre 2013.

El ministro de Educación, Orlando Ventura, llamó este viernes a los estudiantes a suspender sus protestas, ya que el lunes se ha convocado a una reunión de varios sectores para consensuar una ley que reforme la educación.

Ante la ola de protestas en Tegucigalpa, se han reforzado con pelotones militares y policiales la Casa Presidencial y el Congreso Nacional.

NTX/MM/MGT