Unos 300 comerciantes ambulantes del Centro Histórico realizaron una manifestación en las afueras del palacio municipal protestando por la falta de acuerdos del ayuntamiento para darles alternativas para no quedarse sin empleo.

Los inconformes que están adheridos a la organización Antorcha Campesina marcharon de la avenida Juárez al zócalo de la ciudad.

Alejandra Leyva, líder de la agrupación Antojitos Mexicanos advirtió que no aceptarán la propuesta del gobierno municipal para ser reubicados en los diferentes mercados municipales, ya que son considerados “elefantes blancos” que no generan ganancias.

Señaló que a partir del levantamiento del comercio informal del primer cuadro de la ciudad, el ayuntamiento se comprometió a dar respuesta en dos semanas, además de iniciar mesas de diálogo y propuestas, que hasta la fecha no han realizado. Ellos han propuesto diversos espacios como parques públicos, atrios de iglesias y hasta casonas, sin embargo no hay nada definido.
 
Reiteró que no hay muchos sitios para escoger en el municipio, pero las que menos son de su interés son los mercados municipales, debido a que los locales tienen dueño o, en su caso, están apropiados por organizaciones que pueden entrar en conflicto. Quienes han intentado ocupar espacios en mercados municipales y de apoyo han tenido que abandonarlos al poco tiempo porque no están en las condiciones adecuadas para mantener constantes las ventas.

Alejandra Leyva recalcó que el motivo de las inconformidades es que a pesar de las promesas hechas por el secretario de Gobernación municipal, Pablo Montiel Solana, en cuanto a realizar mesas de negociación y trabajo, éstas no se han realizado. Hasta el momento no se han tomado cartas en el asunto, ya que la autoridad municipal no ha dado alternativas cuando se había establecido que así sería.

Indicó que son varias familias las afectadas por un capricho de las autoridades, pues por quedar bien con unos cuantos afectan la economía de los informales, que solo tienen esa actividad para obtener un ingreso ante la mala situación económica en todo el país.

Aún cuando sufren remisiones y decomisos, seguirán vendiendo sus productos en el Centro Histórico bajo su riesgo, pues no tienen otra alternativa más que “torear”.

Alejandra Leyva sentenció que en caso de no haber una respuesta llegarán hasta las últimas consecuencias para obtener su derecho a trabajar.

Las calles no están a negociación

El presidente Eduardo Rivera Pérez sentenció a comerciantes informales de todas las organizaciones que han protagonizado enfrentamientos con autoridades o han realizado manifestaciones para presionar al ayuntamiento, que no cederá un solo espacio en el Centro Histórico, pues las calles no están a negociación.

El edil dejó en claro que en ningún momento hubo negativa para recibir a los líderes de ambulantes con el fin de dialogar, instrucción que tiene Pablo Montiel Solana, secretario de Gobernación, pues el funcionario municipal ha cumplido con escuchar a todas las organizaciones, incluso las que a través de alguna presión han intentado desestabilizar las reuniones de trabajo.

Rivera Pérez aseveró que la posición del ayuntamiento es muy clara al establecer que las calles son de todos los ciudadanos y no de un grupo, por lo que aunque insistan en regresar no se les permitirá.

Refirió que no está en contra de las manifestaciones, solo de aquellas que no son justificadas y cuando afectan a terceros, por lo que la autoridad municipal no se someterá a estos caprichos.

Por eso hizo un llamado a los informales para que se acerquen a las autoridades y les plateen alternativas para la comercialización de sus productos, pues la ley es muy clara en establecer que en las calles no está permitido el comercio de ningún tipo.